Salva: "Soy español y moriré siendo español"

Salva Ballesta

Acusa al Celta de no contratarlo por sus ideas políticas. Abel, al que acompañaba como técnico ayudante, sí firma por el club gallego. 

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

 

El ex futbolista aragonés Salva Ballesta ha declarado que finalmente no será el segundo entrenador del Celta de Vigo, acompañando a Abel Resino, pese a que "estaba a punto de cerrar" el acuerdo, ya que "un grupo minoritario de aficionados no estaba a favor", por lo que ha explicado que él no tenía "ideas políticas fijas".

 

"No tengo ideas políticas fijas, ya lo he dicho mil veces. Soy español y moriré siendo español. Esta mañana cogí el coche muy feliz para ir a Vigo hasta que recibí una llamada del preparador físico, de Miguel Peiró. Me dijo que querían hablar el 'mister' y el presidente conmigo porque había una situación en la que un grupo de aficionados del Celta no están a favor de que yo vaya para allá", explicó en declaraciones a Radio Marca.

 

"Ya había salido de Málaga en dirección a Vigo, iba por Madrid y me llamó el presidente para decirme que no iba a poder ser", declaró,  agregando que las explicaciones de Carlos Mourinho fueron que "un grupo minoritario de aficionados no estaba a favor, por temas políticos, de que fuese al Celta con Abel", indicó.

 

El ex delantero recordó que el acuerdo estaba "a punto de cerrarse" y que ya se estaban negociando sus "condiciones" y las del preparador físico.

 

Por otra parte, Ballesta afirmó que no culpaba de lo ocurrido al nuevo técnico de la entidad gallega, Abel Resino. "No puedo decir que esté decepcionado con Abel. Le agradezco hasta hoy a las 13.00 horas la confianza que ha tenido en mí. Lo que ha pasado después es cosa suya, ha aceptado su contrato y ya está. Yo, personalmente, si me pongo a negociar en una mesa y mi segundo no firma, yo tampoco firmo", manifestó.

 

"Este tipo de situación no la entiende nadie, pero acepto todo lo que sea y comprenda o no comprenda, lo vea lógico o ilógico, no sólo lo ocurrido con el Celta de Vigo, creo que una entidad o cualquier estamento no se puede amedrentar por una serie de personas", concluyó.