Salamanca, libre de 'lengua azul', registró su último caso en 2010 en la localidad de Valdelageve

(Foto: Chema Díez)

Castilla y León no cuenta por el momento con ningún caso nuevo de la enfermedad después del cierre de los cebaderos de Andalucía y la alerta existente en Extremadura.

La enfermedad de la 'lengua azul' que afecta al ganado vacuno (también al ovino - caprino y a otras especies) ha creado alerta en Andalucía y Extremadura por la aparición de nuevos casos. De hecho, la comunidad andaluza ha cerrado 'las fronteras', de modo que ningún animal podrá ni salir ni entrar con destino a cebadero ya que solo podrá hacerlo a un matadero para evitar la propagación de la enfermedad.

 

Por su parte, Extremadura, otra de las comunidades afectadas, se encuentra en alerta por la aparición de nuevos casos de 'lengua azul' en varios municipios por lo que habrá también restricción en los movimientos de ganado vacuno.

 

No en vano, Castilla y León y, como no, Salamanca se ven afectadas por este hecho ya que la gran mayoría de los animales que acude al mercado cada lunes provienen de Andalucía, Extremadura y en menor medida de Castilla-La Mancha. Con estas previsiones, el valor de los terneros puede cotizar al alza ante la reducción de la cabaña que puede llegar a Salamanca cada semana.

 

Por el momento, ni a Castilla y León ni a Salamanca ha llegado esta enfermedad, no como en el pasado, en los que hubo numerosos casos. El último en la provincia data del último trimestre de 2012, pero que se dio a conocer en febrero de 2011 en la localidad salmantina de Valdelageve con un ciervo infectado tras una cacería. En el ganado ovino ha habido muchos más casos en el pasado