Salamanca es el lugar de España con una esperanza de vida mayor al nacer, 83,8 años

La esperanza de vida en España al nacer se estabiliza en 82 años. Castilla y León supera la media española, con una esperanza de vida de 83,2 años, y Salamanca tiene la mayor esperanza junto a Guadalajara 83,8 años. 

La esperanza de vida al nacer en España se ha estabilizado en torno a los 82 años tras un largo periodo de crecimiento sostenido, mientras que el potencial de vida --que recoge la esperanza de vida media--, ha caído ligeramente y se sitúa en los 42,5 años. Las enfermedades de los sistemas circulatorio y respiratorio y los tumores continúan siendo las principales causas de mortalidad.

 

Así se refleja en las Tablas de Mortalidad de España y sus Regiones, una base de datos elaborada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). El resultado de la esperanza de vida media para 2012 es de 42,5 años, una dato que muestra una "ligera disminución" respecto a 2010 y 2011.

 

La esperanza de vida al nacer, que se mantiene en torno a los 82 años para el conjunto de la población, "muestra síntomas de agotamiento y se mantiene estabilizada en los últimos años, en los que el crecimiento es casi imperceptible". Asimismo, continúa la diferencia en este punto entre mujeres (85,0 años) y hombres (79,3 años), distancia que disminuye con la edad.

 

Los datos actualizados de las Tablas de Mortalidad de España y sus Regiones también muestran que en 2012 se mantiene el proceso de convergencia en la esperanza de vida al nacer de hombres y mujeres, con cifras similares a los niveles de 1975: 5,7 años de diferencia entre hombres y mujeres.

 

Los mayores valores de esperanza de vida al nacer se localizan en el centro y norte de la península, con Madrid, Navarra y Castilla y León como las comunidades con mayor esperanza de vida al nacer.

 

La diferencia con la región que presenta el mínimo valor para este indicador --Ceuta y Melilla-- es de 3,3 años. Así, Madrid presenta una esperanza de vida de 83,7 años; Navarra 83,4 y Castilla y León 83,2 mientras que Andalucía y Ceuta y Melilla se sitúan al otro lado de la tabla, con 80,9 y 80,4 años.

 

En la Comunitat Valenciana, la esperanza de vida se sitúa en 81,9 años; 79,1 en el caso de los hombres y 84,6 en mujeres, lo que revela una diferencia de 5,5 años.

 

 Asturias (6,5), País Vasco, Galicia y Cantabria (6,3) son las regiones con una mayor diferencia por sexo, mientras que las ciudades autónomas, Castilla-La Mancha y Canarias presentan la menor distancia en esperanza de vida al nacer entre hombres y mujeres, con unas diferencias de 4,1, 5,1 y 5,3.

 

El centro de la península presenta los mayores valores de esperanza de vida al nacer, con Guadalajara y Salamanca (ambas con 83,8 años) y Soria y Madrid (83,7 años en las dos provincias) a la cabeza. Los menores valores son los de Cádiz (80,0 años), Huelva (80,1 años), Melilla y Ceuta (ambas con 80,4 años). A nivel provincial la diferencia entre los valores máximo y mínimo en esperanza de vida al nacer se amplía hasta los 3,8 años.

 

EDAD MEDIA 

 

En relación a la edad media, se mantiene de nuevo una diferencia importante entre hombres y mujeres, al tener éstas mayor edad media (43,0 años) que los primeros (40,4 años). Asturias (46,6), Castilla y León (45,7) y Galicia (45,5) siguen siendo las comunidades autónomas con una mayor edad media en 2012, mientras que Ceuta y Melilla (35,3), Murcia (38,9) y Andalucía (39,9) presentan la menor edad media, según los datos.

 

Los datos elaborados por el Ivie muestran que también se mantienen constantes los tres grupos de causas que dominan la mortalidad en España cuantitativamente. Así, las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y las enfermedades del sistema respiratorio son, por este orden las principales causas de muerte.

 

En todo caso, se ha registrado una "importante caída" en las tasas de mortalidad por enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio, así como "lentas mejoras" en la mortalidad a causa de tumores, enfermedades del sistema circulatorio y también por causas externas de mortalidad que "en gran medida", reflejan la evolución de los accidentes de tráfico.