Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Sáez Aguado insiste en que la reestructuración de Atención Primaria es "la única manera" de hacer operativa la sanidad

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha insistido este viernes en que la reestructuración de la Atención Primaria que se pondrá en marcha desde el próximo lunes es "la única manera" de hacer operativa la Sanidad en Castilla y León y de reforzar la atención de los pacientes en el medio urbano, para que dispongan de más tiempo de consulta.

Según ha recordado el consejero a este respecto, el departamento de Sanidad lleva mucho tiempo trabajando en la reestructuración de Atención Primaria para reequilibrar las cargas asistenciales en Castilla y León, con lo que se logra una media de 1.450 pacientes por médico, el cupo más bajo de España -el cupo establecido por la normativa estatal sitúa en 2.000 el número de pacientes por médico-.
 

El consejero ha defendido que tanto los profesionales (médicos y enfermeros) como los ciudadanos tienen información sobre las modificaciones que se van a producir a partir del lunes día 19 de mayo y ha asegurado entender que a algunos de los afectados no les gusten esos cambios. Así, ha explicado que para afrontar esta reestructuración de Atención Primaria ha habido que repartir tarjetas y pacientes, una cuestión "inevitable" sobre la que hay "información suficiente", ha reiterado.
 

El lunes día 19 estarán en su nuevo puesto de trabajo los primeros 24 médicos y 27 enfermeras que cambian de zona, hecho que se ha coordinado a la vez con la comunicación previa a los 98.000 pacientes que pasarán a tener un nuevo facultativo. El resto de profesionales,hasta los 118 que se incluyen en esta reestructuración, ocuparán su nueva plaza antes de que acabe el mes de mayo, en función de la organización de recursos prevista en cada gerencia de Atención Primaria.
 

Con ello, la Gerencia Regional de Salud establece unos cupos con una media de 1.420 tarjetas asignadas a cada médico en el medio urbano, frente a las 1.549 actuales. A través de estos cambios, sólo dos centros de salud de Castilla y León superarán el cupo máximo (Ávila Sureste, con 1.613 pacientes, y Casa La Vega, en Burgos, con 1.622).
 

El decreto de plantillas aprobado por el Consejo de Gobierno determina además el máximo de efectivos con que debe contar Sacyl en cada centro para su funcionamiento ordinario. La idea de la Consejería de Sanidad es fijar todos los años qué plantilla debe tener cada centro sanitario para garantizar una asistencia de calidad.
 

La aprobación de estas normas se suman a la de demarcaciones asistenciales, ya que para lograr la adecuación de efectivos a la realidad poblacional la Consejería de Sanidad ha procedido a una reorganización en relación con las demarcaciones asistenciales y los puestos de trabajo correspondientes al personal médico, los enfermeros y los practicantes titulares de atención primaria.
 

El siguiente objetivo será ordenar los recursos humanos de la Atención Especializada, un proceso "más complejo" que ya se ha iniciado con el estudio de sus plantillas. La reordenación del mapa de recursos humanos de Sacyl pretende además en los próximos meses convocar la estatutarización de todo su personal, proceso que mantendrá el carácter voluntario, así como la convocatoria de concursos de traslados para médicos y enfermeras que ya se han empezado a negociar con los sindicatos del sector.