Saborido da la nota en Cecale con su defensa a ultranza de Terciado

Terciado dimite como presidente de Confae. A su derechaj Juan Saborido, le sustituye en el cargo.

El representante de la patronal abulense da muestra de sus malas formas en la junta directiva de Cecale. Culpa a la prensa crítica, y a TRIBUNA en especial, por destapar los desmanes de su valedor en Confae, Jesús Terciado.

Por sorprendente que parezca a Jesús Terciado le quedan todavía defensores a ultranza que se atrevan a posicionarse sin rubor a favor del expresidente de Cecale a pesar de que cada vez son mayores las certezas que confirman su desastrosa gestión al frente de la patronal autonómica. Y pese a los escándalos que jalonan su trayectoria y amenazan con descabalgarle definitivamente de los cargos de representación que todavía ostenta en las organizaciones patronales. Eso no es óbice para que queden voces que se atrevan a negar lo que cada vez es más evidente. Eso sí, hay que buscarlas en lo que considera su feudo, la representación empresarial abulense.

 

Este es, según parece, el caso de Juan Saborido, empresario abulense, miembro de la junta directiva de Confae y representante del empresariado de Ávila en los órganos de dirección de Cecale. O más bien podría parecer que de Jesús Terciado, el hombre que le puso en la nueva directiva meses atrás y que, en 2012, ya premió su compromiso con la organización que comanda el multiquerellado presidente de Cepyme. Así que a nadie ha extrañado que haya sido designado para ocupar el sitio de Terciado en la mesa de Cecale, por dónde no ha vuelto tras salir acuciado por el dudoso uso que hacía de las tarjetas y gastos de representación.

 

Los desmanes de Terciado eran materia de discusión este miércoles en la junta directiva de la patronal autonómica y Saborido tuvo el 'honor' de sorprender por sus malas formas, su actitud malencarada y su expresión desabrida, según relatan testigos presenciales, que dejó tan claro de parte de quién está como lo solo que se han quedado Terciado y sus fieles: fue la única voz que todavía no quiere que se aclare esa oscura etapa que pudo acabar con la quiebra de la patronal. 

 

En su intervención cargó contra los medios de comunicación que han publicado el último escándalo de Terciado, los cobros que ha hecho a través de trabajos de sus empresas para importantes proveedores de Cecale a los que daba contratos millonarios desde su sillón para luego facturarles estudios desde sus empresas particulares. La noticia ha aparecido este pasado lunes en el diario El País y rápidamente se hicieron eco de ella otros medios como La Sexta, la cadena SER y TRIBUNA. Para Saborido, según expresó a voz en grito en la junta de Cecale, medios amarillistas y cuyas informaciones no merecen ser tenidas en cuenta. Especialmente duro fue con TRIBUNA, parece que no es de su agrado la labor crítica que este medio hace con su valedor Terciado y sus manejos.

 

Aunque al señor Saborido le moleste, los medios de comunicación deben estar para denunciar y no para hacer el caldo gordo a nadie, por más incómoda que resulte la tarea para aquellos que tienen algo que ocultar. Asumir esta situación es síntoma de normalidad, algo que Cecale busca desde hace tiempo y que algunos en Ávila se esfuerzan todavía en frenar para salvar el honor de sus valedores. Empeñarse en negar las existencia de prácticas dudosas no sirve para otra cosa que dejar relegada a Cecale en la corriente de regeneración actual y condenarla a sufrir el resultado de vivir a base de sobresaltos como los que a diario nos dan los usuarios de tarjetas black y dietas de representación.