Sábado Santo con una final ya 'clásica'

El Barça empata en Anoeta, 1-1, y se cita en la final con el Real Madrid en la reedición de la cita de 2011.

 

FICHA DEL PARTIDO


REAL SOCIEDAD: Zubikarai; Zaldúa, Ansotegi, Mikel G., José Ángel; Gaztañaga (Elustondo, min.66), Zurutuza; Xabi Prieto (Canales, min.81), Vela, Griezmann; y Seferovic ('Chory' Castro, min.61).

 

FC BARCELONA: Pinto; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets (Bartra, min.90), Xavi (Song, min.66), Iniesta; Pedro (Alexis, min.76), Messi y Fàbregas.

 

GOLES


0-1. Min.27, Messi.

1-1. Min.87, Griezmann.
 

ÁRBITRO: Teixeira Vitienes (Col. Cántabro). Amonestó a Vela (min.30), Gaztañaga (min.52), Zurutuza (min.55) en la Real Sociedad y a Busquets (min.26), Fàbregas (min.89) en el FC Barcelona.

 

ESTADIO: Anoeta.

El FC Barcelona empató en Anoeta contra la Real Sociedad (1-1) para certificar el pase a la final de Copa del Rey, donde tendrá una cita con el Real Madrid en una reedición de la de 2011 cuando los blancos se impusieron (1-0) en Mestalla, que podría repetir como sede, tras un partido dominado por completo en que la reacción de los donostiarras ni se intuyó salvo cuando ya era demasiado tarde.


Los blaugranas dominaron todo el partido a placer, con muy pocas acciones de peligro para los locales y ya en la segunda parte, cuando lograron la igualada gracias a Antoine Griezmann, pero ya con todo decidido pues Leo Messi se encargó antes de la primera media hora de matar cualquier intento de remontada.

El argentino marcó un gol yendo solo contra cinco defensores, midiendo la carrera y encontrando un espacio donde solo él los ve antes de encañonar a un Zubikarai que, de nuevo, fue el mejor de los suyos y evitó una goleada pero tuvo cierta mala suerte en esta acción, al no estar acertado. Messi, además, iguala con este tanto a Zarra como máximo realizador histórico de club en competiciones nacionales.

Pese a que los blaugranas mostraron un gran juego, con momentos en que precisión y velocidad en el pase fueron de la mano, no pudieron batir más a Zubikarai. La Real Sociedad, no obstante, no pudo transmitir o transformar la rabia que pudieran sentir por lo sucedido en el 2-0 de la ida en el Camp Nou en nada positivo, y no dieron sensación de poder remontar.

Todavía con 0-0 y solo dos goles necesarios para ir a la prórroga no pudieron inquietar a José Manuel Pinto, y con el gol de Messi menos todavía, únicamente una contra de Vela, pues los blaugranas se hicieron dueños del partido y empezaron a mover el balón a su gusto, teniendo además buenas ocasiones con Pedro u otras de Messi.

Fue una fase de mucho control blaugrana y con buen movimiento de balón, propiciado por los jugones que dispuso Martino en el terreno de juego. Y es que Cesc, como extremo izquierdo, se asoció más que nunca con Messi, Pedro en el otro extremo y con el trío de lujo formado por Busquets, Xavi e Iniesta detrás. Funcionó la prueba, y se vio en ocasiones a un Barça muy cercano al de sus mejores tiempos con este grupo de jugadores.

Tras el descanso los blaugranas no aflojaron, pero el partido entró en un escenario distinto. Un tímido intento de la Real de ir arriba propició que se rompiera el choque y se convirtiera en lo que no quería Martino, una ida y vuelta. Ahí llegaron los mejores momentos de la Real, como un precioso disparo de Vela al larguero tras darse la media vuelta en el borde lateral del área.

Pero las ganas de irse arriba en los 'txuri urdines' propició también que el Barça tuviera espacios arriba y no los desaprovecharon, haciendo lucirse a Zubikarai en varias ocasiones. Estuvo bien ante Messi y clave ante Cesc en una jugada doble en que el 0-2 se olió fuerte, y no pudo relajarse ni cuando el Barça tomó las riendas del duelo de nuevo para no pasar apuros. El gol de Griezmann, a la contra, no convocó al pánico y no hubo opción, aunque sí un final lleno de nervios en los banquillos.