Sabadell en el punto de mira con el ojo puesto en el liderato

La plantilla del Real Valladolid, con Rubi en el centro, durante un entrenamiento. BORIS GARCÍA

El Real Valladolid rinde visita este sábado (18.00 horas) al equipo catalán con la baja de última hora de Jesús Rueda, a la espera de un tropiezo de Las Palmas que le permita volver a lo más alto.

CONVOCATORIAS:

 

Real Valladolid: Javi Varas, Julio, Chica, Peña, Chus Herrero, Samuel, Valiente, Sastre, Álvaro Rubio, André Leao, Timor, Mojica, Bergdich, Omar, Jeffren, Óscar, Óscar Díaz y Guille Andrés

 

Sabadell: De Navas, Víctor, Cristian García, Carlos Hernández, Collantes, A. Hidalgo, Juanto, M. Gato, Nauzet, Eguaras, Sotan, Marcos García, Aridai, Crespí, Kiko Olivas, Javi Hervás, Agus y Ernest.

Toca auparse de nuevo a lo más alto, y toca hacerlo en un escenario nada sencillo. El Real Valladolid mira a su próximo rival, el Sabadell, con el respeto que supone disputar otro partido más fuera de casa, pero con la confianza necesaria para recuperar ese liderato que apenas le duró una jornada. El empate en Miranda de hace una semana hizo que Las Palmas se consagrara como nuevo jefe de Segunda División, un honor con el que quieren hacerse cuanto antes los de Rubi para seguir en la pomada.

 

Enfrente esperará un Sabadell con misma necesidad de puntuar, si bien es con otra meta diferente como es la de escapar del descenso. Los pupilos de Miquel Olmo apenas se distancian un punto del Numancia, quien marca el descenso con doce, y sentir las llamas del infierno en la nuca no es una sensación muy agradable que quieran prolongar los catalanes.

 

De hecho, las corrientes son ahora mismo prácticamente contrapuestas entre Pucela y Sabadell. Mientras que los blanquivioletas acumulan diez jornadas sin conocer la derrota, cuando cayeran en la segunda ante el Lugo, los arlequinados sudan cada choque para tratar de sacar un resultado que les permita seguir fuera de los puestos rojos. Cuatro victorias, un empate y siete derrotas son el balance del Sabadell, que espera dar un golpe de efecto este sábado ante su afición.

 

Pero esto es la categoría de plata, y el arte de la previsión no es algo fácil sean quienes sean los contendientes. Lo único que está claro es el baile de jugadores que está teniendo el Real Valladolid en la enfermería, y es que después de la recuperación para la causa de Álvaro Rubio y Marc Valiente, han tenido que ser Alejandro Alfaro y Jesús Rueda quienes ocupen su lugar. El primero estará de baja hasta después de Navidad, el segundo al menos un mes. Otro quebradero de cabeza para Rubi, por no hablar de que Dani Hernández tampoco estará siquiera en el banquillo ante la llamada de su selección.

 

En cuanto al Sabadell, el entrenador pucelano sabe perfectamente cuáles son los puntos fuertes y débiles del conjunto catalán. Raúl Tamudo, con cuatro goles en su haber, y Gato, como segundo pichichi con tres, suman una dupla peligrosa de ataque, mientras que una defensa más bien endeble parece ser una buena oportunidad para que el Valladolid se levante tras el último 0-0 cosechado en Anduva.

 

Con una previsión de nublado para este sábado, lo que es posible que vean los aficionados de la Nova Creu Alta es una lluvia de goles. Y es que si por algo se caracteriza el equipo catalán es por la gran cantidad de tantos que se materializan cuando ejerce de local. Presten atención a los números. Seis partidos en casa, doce goles a favor, once en contra. Casi una media de cuatro por choque. Queda patente que este sábado esperan noventa minutos entretenidos en la contienda entre Sabadell y Pucela.

Noticias relacionadas