Rubén de la Barrera abre etapa en el Valladolid Promesas con muchas dudas en la plantilla

Rubén de la Barrera, entrenador del Real Valladolid Promesas, durante la primera sesión. VIRGILIO BENITO

Además de las seis ausencias de los jugadores concentrados con el primer equipo en Mondariz, se pudieron ver varias caras nuevas de jugadores a prueba.

Una tarde más bien calurosa, petos y los primeros trotes de la pretemporada. Después de que la primera plantilla hiciera lo propio hace unas semanas, era el turno de que el Real Valladolid Promesas volviera al trabajo tras unas merecidas vacaciones, toda vez conseguido el ascenso a Segunda B.

 

Pero lo cierto es que los primeros pasos de Rubén de la Barrera como entrenador del filial blanquivioleta han sido más bien imprecisos, con mucho trabajo por delante, al encontrarse la plantilla, por el momento, en cuadro. Entre los seis jugadores con el primer equipo en Mondariz -Julio, Anuar, Iván Casado, Xavi Carmona, Jorge Hernández y Sekou- y todas las caras nuevas a prueba, no se puede hablar todavía de un equipo formado.

 

Y es que el grueso del equipo, entre unas cosas y otras, es de apenas diez integrantes que ya estuvieran el año pasado, prácticamente la mitad. Juanjo, Juanmi, Fran No... Aquellos que ahora pueden considerarse de la vieja guardia ante lo que está por venir.

 

Efectivamente, eran muchas las caras nuevas de jugadores que están a prueba y que podrían ganarse un hueco en el plantel de De la Barrera. "Con varios jugadores ausentes al estar concentrados con el primer equipo y otros que aún no tienen garantizado un puesto en el filial blanquivioleta para la campaña que ahora comienza, el Promesas comenzó este lunes un nuevo curso a las órdenes de Rubén de la Barrera", confirmaba la web del Pucela, dando a entender que en los próximos días habría novedades en cuanto a nombres se refiere.

 

En cuanto al entrenamiento en sí, gran sesión física del ex entrenador del Guijuelo, tan enérgico como siempre. El césped artifial de los Anexos fue testigo de que los chicos del filial no van a sufrir menos 'paliza' que los de la primera plantilla, aunque todo ello con la duda para muchos de ellos sobre si terminarán vistiendo la camiseta del Real Valladolid.