Rosell insiste: Neymar costó 57 millones... pero reconoce que no leyó la 'letra pequeña' del contrato

El expresidente del Barça, Sandro Rosell, a su salida de la Audiencia Nacional.

El expresidente del FC Barcelona ha contestado a las preguntas formuladas por el juez instructor, Pablo Ruz. Se le imputan delitos de apropiación indebida y fraude fiscal por 9,1 millones de euros.

El expresidente del Fútbol Club Barcelona Sandro Rosell ha defendido ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que el fichaje del futbolista brasileño Neymar ascendió a 57 millones de euros y ha defendido la legalidad de la operación a pesar de que en su momento no leyó "la letra pequeña" del contrato, según ha señalado el abogado que presentó la querella, Felipe Izquierdo.

 

Rosell, que ha declarado durante casi tres horas como imputado por un presunto delito de fraude fiscal, ha indicado, según esta parte, que el Barça abonó 40 millones de euros en concepto de indemnización a la sociedad del padre del futbolista y otros 17,1 por la cesión de sus derechos federativos. El expresidente del Barça también ha señalado que después de su imputación repasó todos los términos del contrato y que su conclusión es que sólo cabe felicitar a la asesoría jurídica del club por el trabajo realizado.

 

El expresidente del Fútbol Club Barcelona Sandro Rosell ha abandonado la Audiencia Nacional unos minutos antes de las 13.30 horas tras declarar durante casi tres horas ante el juez Pablo Ruz por el fichaje del futbolista brasileño Neymar, en el que se imputa a la entidad un presunto delito de fraude fiscal, informaron fuentes jurídicas.

 

Rosell, al que se atribuye un delito de apropiación indebida en su modalidad de distracción, ha respondido durante casi noventa minutos a las preguntas del juez instructor y el resto del tiempo del interrogatorio a las cuestiones planteadas por el fiscal Anticorrupción, José Perals; su abogado, Ignacio Ayala; y el resto de partes personadas en el procedimiento. El exmandatario de la entidad culé, a la que se atribuye como persona jurídica un delito de fraude fiscal por importe de 9,1 millones de euros, ha preferido no hacer declaraciones a su salida de la sede judicial y ha tomado un taxi tras realizar un rápido saludo con la mano.

 

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, que interroga también al representante legal del Barça, Antoni Rosich, tenía previsto llevar a cabo estas diligencias el pasado 13 de junio aunque las retrasó después de que el abogado del expresidente blaugrana justificara en un escrito que debía personarse en la Audiencia Provincial de Madrid en esas fechas.