Romántica nostalgia de La Unión en Valladolid

A. MINGUEZA

El grupo recupera sus mejores temas para deleitar con mucho amor y algo de baile a un público que viajó 30 años en el tiempo.


 

Amor, amor, amor. Eso es lo que vino a traer La Unión a Valladolid en un concierto en el que el grupo mostró su mejor repertorio en un enérgico ejercicio de nostalgia al que se unieron las miles de personas que acudieron a la Plaza Mayor en la noche del domingo 4 de septiembre.

 

A mediados de los ochenta fue cuando La Unión comenzó su andadura por los escenarios, un pasado del que Rafa Sánchez, el vocalista, presumió. En un concierto en el que los artistas buscaron la complicidad con su público, crear una atmósfera especial para viajar años atrás, encontraron la respuesta de la gente que aplaudió, cantó y se emocionó con temas como 'Hombre lobo en París' o 'Berlín'.

 

Una máquina en el tiempo en la que viajaron, especialmente, aquellas personas entre treinta y cincuenta años (la mayoría ayer). Un concierto que a pesar de realizarse en un escenario como el de la Plaza Mayor buscó ser íntimo, cercano, despertar sentimientos. "Sin el amor no hay nada" como se encargó de repetir Rafa Sánchez. Canciones lentas y sentidas en una actuación que, sin embargo, acabó (al filo de las 00:20 horas del lunes) con la intención de hacer bailar a los asistentes, con sus temas más movidos. Ritmos que recuerdan a tiempos pasados pero que, a día de hoy, consiguen poner en pie a los fans ganados durante una trayectoria de treinta años.

Noticias relacionadas