Rojas&Rodríguez se hacen mayores con 'Amor Brujo' y aspiran a conseguir su primer Max

Los coreógrafos y bailarines Ángel Rojas y Carlos Rodríguez se han hecho mayores de la mano de su espectáculo 'El Amor Brujo' que, ambientado en el siglo XXII e inspirado en la estética de Tim Burton, se ha erigido en su pasaporte para alcanzar su primer premio Max.

El espectáculo, que desembarca este viernes en el teatro Calderón, escenario en el que estará hasta el domingo con el aforo prácticamente completo, cuenta la historia de 'El Amor Brujo' "tal y como es" y constituye su primer acercamiento al repertorio dramático y musical clásico español.

 

"Ahora sí", ha asegurado Ángel Rojas en referencia al momento en el que se encuentran Carlos Rodríguez y él y antes de matizar que consideraban que, hasta ahora, no tenían "nada que decir".

 

Así y para afrontar este "punto de inflexión", la parada realizada para repasar el pasado y mirar al futuro que llega de la mano de 'El Amor Brujo'. Rojas&Rodríguez se han rodeado de Lola Greco y Antonio Canales, Candela y la pitonisa, en una obra que es ballet pero también música y teatro y que va "directamente al grano".

 

"Va directamente al grano, a la tragedia o felicidad sin pasar por medias tintas y por ello es muy complicada", ha reconocido la bailaora, de ascendencia vallisoletana, quien ha tenido que hacer acopio de toda su intuición para afrontar un proyecto del que aplaude, al igual que de sus promotores, el compromiso y el tiempo.

 

El cine fue fuente de inspiración a la hora de concebir el montaje y Tim Burton el director y el estilo elegido, aunque posteriormente ha sido cada intérprete el que ha realizado su aportación a una propuesta "completamente del siglo XXII", según Canales.

 

"Van a encontrarse algo muy fuerte", ha adelantado el afamado bailarín para referirse a esta obra "atemporal" que no toca, sólo "acompaña", al maestro Manuel de Falla y que cuenta la historia "tal y como es "pero con el sello personal de los coreógrafos y bailarines, que la han "llevado al límite" a través de un lenguaje "súper contemporáneo".

 

"Esencia" y "verdad" son los dos términos que resumen, según Carlos Rodríguez, su propuesta, nominada al Max al Mejor espectáculo de Danza y que aglutina la esencia del arte y la danza española, además de "lucir" lo que España "ha tenido, tiene y tendrá".

 

Así, su apuesta por la tradición, la innovación y la modernidad -"se puede seguir innovando respetando la tradición"- les ha reportado, según Rojas, gran cantidad de "cosas buenas y enseñanzas" guiados por la luz, primero de linterna, luego de faro y por último de "satélite" de los maestros en un intento, conseguido, de armonizar los "talentos".

 

Desde 1990 Rojas&Rodríguez, según Ángel, han tratado de hacer una carrera "seria" y con una "dirección clara" que, en este caso, han desembocado en un trabajo multidisciplinar con una "buena" dirección artística y con la aportación del vallisoletano Alberto Velasco, encargado de la dirección de actores.

 

"BARRICADAS DE ARTE"

 

Por otro lado, Antonio Canales se ha mostrado partidario de, en la actual coyuntura, "dar esperanza" a los ciudadanos, alimentándolos con cosas como arte, cultura o danza a fin de no perder todo lo avanzado en los últimos años.

 

"Contra la crisis, barricadas de arte", ha declarado en su defensa de la cultura y antes de asegurar que en el mundo de la danza española se está forjando "algo" que las instituciones no sufragan pero que se aborda desde la iniciativa personal y privada.

 

Para Rojas, un país con prima de riesgo cero pero con cultura cero "está muerto". "Estará muy bien para Alemania, pero estará muerto", ha advertido antes de que su compañero de escenario en los últimos años haya apuntado a 'El Amor Brujo' como su "bálsamo para el alma".