Rodríguez rechaza abandonar la presidencia de Asaja Valladolid y niega los cargos que le imputan

Lino Rodríguez. RTVCYL

Asegura contar con el apoyo de la Asamblea de Socios y acusa al exgerente y al extesorero de la "tormenta" orquestada contra su persona.

El presidente de Asaja Valladolid, Lino Rodríguez, seguirá por el momento en el cargo tras declararse una vez más inocente de los delitos de falsedad documental, apropiación indebida y malversación de caudales públicos, objeto en la actualidad de una investigación en manos del Juzgado de Instrucción 5, y acusar al exgerente y al extesorero de la organización de la "tormenta" orquestada contra su persona y de ser los verdaderos responsables de las "barbaridades" cometidas en el sindicato.

 

En tales términos se ha pronunciado Rodríguez al término de la Junta Directiva reunida este viernes y que había convocado, sin incluir en el orden del día su posible destitución, anticipándose de este modo, aunque a medias, a la pretensión de seis socios que habían solicitado en vía judicial la celebración de dicho encuentro, pendiente desde hacía casi un año, a fin de abordar la grave situación por la que atraviesa la organización y, sobre todo, para poder plantear un relevo al frente de la misma.

 

Al final, la reunión ha servido únicamente para aprobar, por unanimidad, tanto todos los informes económicos y laborales como las nuevas propuestas presentadas por la actual dirección, y sólo en el capítulo de ruegos y preguntas uno de los catorce socios presentes, de un total de diecinueve que componen la Junta Directiva Provincial, ha pedido, con el apoyo de otros tres más, la dimisión de Lino Rodríguez con el pretexto de que éste no había abonado la cuota de los últimos años.

 

La solicitud, tal y como ha explicado Rodríguez, en declaraciones a Europa Press, ha sido desestimada tras aportar el listado y comprobar que el presidente se hallaba incluido en el listado de socios al corriente de pago de sus cuota.

 

"ENRABIETADOS" POR PERDER EL "PESEBRE"

 

A pesar de que la Junta Directiva Provincial no se reunía desde hacía diez meses, su presidente ha asegurado que se ha limitado a cumplir el mandato de la Asamblea Extraordinaria de Socios celebrada en su día y que, según él, otorgó poderes al Comité Ejecutivo para "pilotar" la que ha definido como "tormenta" creada por el exgerente y extesorero del sindicato, Fernando Redondo y Alberto Cano, respectivamente, a quienes acusa de no cesar de "meter" denuncias contra él "enrabietados" después de ver cómo han perdido el "pesebre" que tenían montado "y ya no pueden seguir cometiendo barbaridades con los recursos y medios de la organización".

 

Y es que Lino Rodríguez se ha vuelto a desmarcar de la supuesta corrupción destapada en el seno del sindicato -se le acusa de haberse apropiado de más de un millón de euros-y sitúa como principales responsables a ambos directivos, ya fuera de la organización, incluso de la supuesta apropiación de fondos públicos por importe de tres millones procedentes del Plan Forcem, destinados a formación de agricultores y ganaderos, y que habrían sido empleados para la compra de acciones de Ebro Puleba en el ejercicio 1999-2000, tal y como informa este viernes el diario El Norte de Castilla.

 

"El entonces gerente se ocupaba de todas las sectoriales de Asaja Valladolid y el tesorero lo era de esas asociaciones", ha advertido Lino Rodríguez, quien ha asegurado haberse encontrado con "multitud de documentos bancarios y mercantiles y de solicitudes de ayudas públicas" con su firma falsificada y la de otros miembros de la Junta Directiva, pruebas que asegura haber puesto en manos de la jueza instructora.

 

Así, el todavía presidente sostiene que ambos responsables del apartado económico de la organización, junto con otros miembros de la Junta Directiva, al margen de la organización, se han dedicado presuntamente a lucrarse en beneficio propio. "Al ser descubiertos, por odio, rencor y venganza quieren culpar a los demás de lo que ellos han hecho".

 

Por todo ello, Lino Rodríguez ha expresado su deseo de mantenerse al frente de la organización convencido de mantener su inocencia. "Tratan de derribar y bombardear al que ha sido uno de los buques insignia de Asaja Valladolid -en referencia a su persona- pero yo no tengo por qué irme ya que no he hecho nada malo e incluso soy uno de los que está pilotando el esclarecimiento de lo ocurrido y reactivando a la organización", ha sentenciado.

 

Aunque se barajaba la posibilidad de que parte de la actual Junta Directiva Provincial presentara su dimisión en claro rechazo a la continuidad de Rodríguez, finalmente únicamente dos directivos han optado por dejar su cargo, uno de ellos, como así ha asegurado el presidente, por motivos personales, ajenos al conflicto.