Roberto Merino asegura que a pesar de su victoria “ha perdido el sector del taxi en Valladolid”

Roberto Merino seguirá como presidente de Radio Taxi Valladolid. TRIBUNA

El recién ratificado como presidente de la cooperativa se muestra dolido por la división de los taxistas de la ciudad tras una tensa asamblea.

Roberto Merino no se encontraba satisfecho a pesar de haber sido ratificado como presidente de Radio Taxi Valladolid en la asamblea extraordinaria convocada por el juez para este viernes. Según el que seguirá como máximo dirigente de este servicio al menos hasta mayo, momento de elecciones, todos los contratiempos que ha habido estos días “solo han servido para dividir a los taxistas”.

 

“Lo peor que podemos hacer es dividirnos. A pesar de que haya ganado, al final hemos perdido todos”, comienza Merino en declaraciones a Tribuna, cuando se le pregunta por la asamblea que a su juicio fue “tan tensa como triste”. “Esto supone una división y enfrentamientos sin sentido, por no hablar de las declaraciones de Pedro García Illera que pretendía limitar el servicio búho de Valladolid”. Y es que el cabeza visible del llamado sector crítico explicó a El Norte de Castilla que esa sería una de sus peticiones al Ayuntamiento de haberse echado a Merino y de haber sido elegido.

 

Ante la sugerencia de que García Illera ahora se haya mostrado partícipe de “pasar página”, Merino se mostró contundente. “Es muy fácil decirlo, pero al final se ha hecho un grave perjuicio al sector del taxi. Ha intentado usar los medios de comunicación para desacreditarme, y solo hemos conseguido perder todos. Si después de seis años que llevo en la presidencia ves problemas dímelo a mí, no lo externalices, porque es peor”.

 

“¿Ahora qué hago yo después de ganar? ¿Saco las plumas como un gallo de pelea para presumir? Si es que yo no he ganado nada. El resumen es que hemos estado seis meses en prensa y la gente se ha enfadado pensando que queremos quitar los búhos”, siguió el presidente, con tono de preocupación.

 

“Aquí nos conocemos todos, y ese va a ser el problema. Todos saben a quién a votado cada uno y eso termina en mal ambiente. No hemos ganado absolutamente nada. Aunque en realidad sí, el endeudar a la cooperativa, porque hemos hecho dos asambleas que han costado más de 10.000 euros”, dice Merino, que concluye calificando todo como “un sinsentido”.

 

Por cierto que el dirigente de la cooperativa ya ha hecho públicas sus intenciones de no presentarse de nuevo a las elecciones de mayo. “Como no han cambiado mucho las cosas, en principio no pretendo. Me quedan pocas ganas, porque se ha hecho campaña contra mí y prefiero quedarme a un lado para evitar estos contratiempos”.