Roberto González: "Lo primero que debemos saber es si hay viabilidad"

El entrenador del Blancos de Rueda quiere que el equipo termine la temporada con buenas sensaciones y espera que, después del encuentro, las cosas se empiecen a aclarar sobre el futuro de la entidad.

El Blancos de Rueda Valladolid afronta este sábado el último partido de una temporada muy difícil para el conjunto vallisoletano, tanto a nivel deportivo como institucional. El último partido en Pisuerga terminó con una amarga derrota y las ganas de resarcirse podrían estar presentes en los jugadores, pero el entrenador, Roberto González, lo ha desechado. “Hay ganas de hacerlo lo mejor posible. No es momento de pensar en resarcirse. Es un partido de liga y hay que tomarlo con la mayor responsabilidad e intentar ganarlo como los anteriores”.

 

La única baja con la que cuenta el entrenador para el partido en Canarias es la de Antonio Porta. Durante toda la temporada, las lesiones han estado muy presentes en el equipo morado. “Nos han acompañado hasta el final. Hemos tenido mala suerte, sobre todo en caso de Porta, por la importancia de la lesiones y el tiempo estará apartado”.

 

El técnico ha declarado que “poder ir con tranquilidad es muy importante. A mitad de temporada teníamos el objetivo de ir a Canarias salvados”.

 

La temporada acaba este fin de semana con el partido en la isla y el equipo, pero sobre todo el cuerpo técnico, espera recibir los pagos de las nóminas atrasadas. “Eso lo esperamos y lo deseamos con muchas ganas. Llevamos retrasos que todos sabéis y que se van a cumplir los pagos”.

 

En este partido ante el Herbalife Gran Canaria, el Blancos de Rueda podría relajarse, ya que la permanencia está asegurada, pero eso es algo que descarta totalmente el entrenador. “Es el partido más importante porque es el último, pero no para la clasificación. Hay que terminar con buenas sensaciones. Más adelante se verá. A los jugadores si no los llevas con la intensidad necesaria, mala señal. Cuando jugamos, a todos nos gusta llevar buenas sensaciones. Tenemos que estar al 100%. Y con eso llegar donde podamos, ganemos o perdamos, pero siempre al 100%”.

 

La gran temporada que ha hecho Roberto González al frente del Blancos de Rueda deja la posibilidad de que en verano cambie de destino. “Mi respuesta ahora y el lunes será la misma. No me lo planteo. No tengo ninguna oferta para decir que me voy. No me importaría seguir aquí o dar clase en un colegio de Valladolid, como ya he hecho durante años, o entrenar a otro equipo”.

 

No hay fecha tope. Hay que esperar los acontecimientos. Si hay que estar una temporada en el paro, la estaré como le pasa a mucha gente”, ha añadido el técnico.

 

El momento de tomar decisiones es ahora. Vivimos un descenso el año pasado y hemos vuelto a la máxima competición y compitiendo bien. Y las condiciones tienen que ser mejores”.

 

A nivel personal, esto desgasta a todos y encima ganando”, ha comentado sobre la situación crítica del club.

 

Roberto no tiene clara la presencia del Blancos de Rueda en la Liga ACB la próxima campaña. “No lo sé. En ACB no lo sé. Hay que esperar a ver si es viable. Hay que dejar enfriar las cosas y verlo desde una perspectiva que sea la más positiva y analizar todo”.

 

A nivel profesional, el entrenador ha notado los cambios desde el principio de temporada. “Las cosas han cambiado desde el principio. El mundo del baloncesto está muy difícil, pero yo tengo los pies en el suelo”.

 

La incertidumbre sobre el futuro del equipo está muy presente, más ahora que el posible nombramiento de Mike Hansen como presidente, que se daba por hecho hace un par de semanas, está estancado. “Nosotros llevamos con el mismo estado de ánimo mucho tiempo. Lo primero que debemos saber es si hay viabilidad”.

 

El capitán del equipo, Nacho Martín, ha declarado recientemente que Mike Hansen sería el presidente ideal. “Podría ser la persona apropiada. El mayor revulsivo y la clave es el dinero. Si las condiciones se dan, Hansen podría ser presidente

 

La dirección del Blancos de Rueda está en manos del Patronato de la Fundación Baloncesto Valladolid y no es seguro que sigan la próxima temporada. Sobre si deben continuar o no, Roberto no se moja: “No soy yo el que decide eso. Es al revés. Ellos deciden quién se va a sentar en el banquillo. Si hay equipo, ya lo lleve el Patronato o Mike Hansen, yo lo veré bien”.

Noticias relacionadas