Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Rivera ofrece un pacto a tres con PP y PSOE por la unión de España

El líder de Ciudadanos asegura que su formación "no quiere ninguna silla".

 

NO PEDIRÁN "SILLAS"

  

Cuando le han preguntado si Ciudadanos estaría dispuesto a cambiar su postura según la cual no entrará en un gobierno que no presida y no votará a favor de la investidura del candidato de otro partido, ha contestado: "Es algo que no nos hemos planteado. En principio no".

  

Sobre la propuesta de Podemos de que el próximo presidente del Gobierno sea una figura independiente, ha dicho que ahora "estamos en una fase previa" y que tampoco ha pensado en ello. En general, Rivera ha indicado que en C's estarán dispuestos a escuchar propuestas y a hacer las suyas propias. "Pero no queremos pedir ninguna silla", ha matizado.

  

Respecto a los "ejes fundamentales de reforma" para los próximos años, Rivera ha mencionado la modificación del sistema de partidos y del régimen electoral, el Senado y las diputaciones provinciales -que C's quiere eliminar--, las administraciones públicas, la educación y la separación de poderes.

  

En su opinión, tres partidos como el PP, el PSOE y Ciudadanos, que juntos representan a más del 50% del electorado, pueden tener una "mayoría cualificada" para aprobar esos cambios, y socialistas y 'populares', que han sufrido un "batacazo electoral", deben ser conscientes de la necesidad de esas reformas.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado este 23 de diciembre que va a proponer al PP y al PSOE una negociación a tres bandas para conseguir que empiece la legislatura y se forme un nuevo Gobierno, acordando una serie de reformas democráticas e institucionales urgentes y garantizando la unidad de España.

  

En rueda de prensa en la sede de C's en Madrid, Rivera ha apostado por que esos tres partidos, que defienden "el marco constitucional", exploren la posibilidad de pactar una "hoja de ruta para reformar España" y hacer posible que la legislatura comience y así el nuevo Ejecutivo y el nuevo Parlamento empiecen a funcionar.

  

Además, ha señalado que "viendo la situación en Cataluña", donde Junts pel Sí y la CUP han alcanzado un principio de acuerdo para la investidura del presidente de la Generalitat, "algunos podrían aprovechar" la coyuntura para "intentar romper España".

  

Por eso ha vuelto a proponer un "pacto por España" entre PP, PSOE y C's para "garantizar que la unión de los españoles no está en juego", estableciendo que "no se puede negociar la unión de España ni la soberanía nacional" y que la Constitución es "el único marco para hacer reformas".

 

DESENCALLAR LA SITUACIÓN

  

Según ha explicado, su intención es "desencallar" una situación de "incertidumbre, inestabilidad y muchas dudas" respecto a cómo van a actuar el PP y el PSOE y los posibles acuerdos para iniciar la legislatura.

  

"Es importante que quede claro que los españoles vamos a seguir unidos" frente al "reto separatista" y que la regeneración política y democrática de España "no puede esperar", ha subrayado.

  

En este sentido, ha apostado por garantizar que España tiene "estabilidad económica" y cumple sus compromisos con la UE y por "empezar a reformar desde ya para que los populismos y los nacionalismos no aprovechen la oportunidad".

  

A su entender, si no hay regeneración, "no va a haber estabilidad en un futuro", ya que esas fuerzas seguirán creciendo gracias a "la decadencia de nuestro sistema democrático y político".

 

PODEMOS SE "AUTOEXCLUYE"

  

Rivera ha reconocido que su idea es "ambiciosa" porque durante 30 años "gobierno y oposición no se han puesto de acuerdo prácticamente en nada", pero ha insistido en la importancia de que, ante un "reto de ruptura de España" "apoyado por Podemos y sus plataformas" y al que se opone una "inmensa mayoría del Parlamento", los partidos dejen a un lado sus intereses.

  

Sobre Podemos, ha recordado que plantea un referéndum sobre la independencia de Cataluña, de manera que se "autoexcluye" de una posible negociación con los partidos constitucionalistas al no defender que "la soberanía reside en el conjunto del pueblo español".

  

"No me voy a sentar en la mesa con los que quieren romper España", ha agregado, aclarando que a lo que no se niega es a hablar con Podemos, una vez que empiece la legislatura, de otras cuestiones en las que haya posibilidad de ponerse de acuerdo, como la reforma de la ley electoral.