Rivera exige a Rajoy menos que a Herrera y deja de lado diputaciones, primarias y límite de mandatos

Albert Rivera en Salamanca II (Foto: T. Navarro)

Rivera está dispuesto a dar un 'sí' a Rajoy por mucho menos de lo que le costó conseguir la presidencia a Herrera y dejando de lago algunas de las 'banderas' de su programa.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha querido apuntar directo a la corrupción y todas las medidas que ha exigido a Rajoy para dar un 'sí' a su investidura como presidente del Gobierno van en esa dirección. Es la cuestión más espinosa, el rechazo a los corruptos y a quienes les amparan, la que ha sido argumento innegociable en las propuestas de Ciudadanos. En fin, una de sus razones de ser, la lucha por una regeneración democrática que alberga ya algunas dudas en su propio seno. Pero, por el camino, la formación 'naranja' se ha olvidado de las principales exigencias que sí obligó a firmar a Juan Vicente Herrera en Castilla y León o a Cristina Cifuentes en Madrid. Y entre los olvidos hay también cuestiones que atañen a la llamada regeneración.

 

De este modo, quedan fuera cuestiones vitales del programa de Ciudadanos con un importante significado en Castilla y León. Dicen en C's que habrá tiempo de hablar de ellas, pero de momento no hay ni una línea sobre un asunto como el de la supresión de las diputaciones, santo y seña de Ciudadanos en la Comunidad y que le ha llevado a defender esta medida desde las propias instituciones provinciales. El hecho de que el PP haya defendido su permanencia y necesidad hacía difícil su inclusión en una lista de requisitos para un primer acuerdo.

 

Lo mismo ocurre con las primarias, a las que el PP de CyL se declara proclive, pero que dependen de la ejecutiva nacional, muchos menos convencida. Ciudadanos ha llegado a proponer un cambio en la ley electoral para que sean obligatorias y las voces más criticas en el seno de los populares mantienen una demanda para que la justicia ordene un congreso por mandato judicial tras año y medio de espera, y para que sea con nuevas fórmulas de participación directa. Pero tampoco es una de las peticiones de Rivera a Rajoy.

 

Lo mismo que la limitación de mandatos, con la que pondría fecha de caducidad al líder del PP al frente de la presidencia como ha hecho con Herrera o con los consejeros, que no pueden estar más de ocho años en la misma cartera. De igual modo que se ha quedado fuera algo que sí ha pedido en Castilla y León: acabar con la duplicidad de cargos. Los alcaldes de Salamanca y León tendrán que elegir entre ser procuradores o alcaldes, nunca más las dos cosas a la vez. 

 

C's explica la situación por la necesidad de marcar prioridades, y la corrupción parece serlo en una negociación con el PP, pero que a día de hoy significa que está dispuesto a dar un 'sí' a Rajoy por mucho menos de lo que le costó conseguir la presidencia a Herrera o Cifuentes.