Río 2016 abre los Juegos con historia, naturaleza y compromiso por el planeta

Río de Janeiro 2016 levantó el telón de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica con una comedida, en tiempo y gasto, ceremonia inaugural que puso de manifiesto la relación especial de Brasil con la naturaleza, la misma que pidió al resto del mundo.

El mítico estadio de Maracaná fue el escenario de la apertura de los XXXI Juegos. La naturaleza, compañera de viaje de Brasil a lo largo de su historia, así como el crisol de culturas que formó la sociedad brasileña a lo largo de la historia, centraron un espectáculo diseñado por Fernando Meirelles.

El director y productor brasileño recibió el encargo de cumplir con la austeridad propia de la época de crisis. Sin ser ostentosa ni gozar de los recursos de Pekín hace ocho años, Río quiso hacer un repaso de su historia, la cultura de las favelas que se erigen sobre las emblemáticas playas de la ciudad.

Los elementos, la madre tierra, acompañaron el show como marcan el desarrollo del país del Amazonas --la mayor selva del mundo--. Río 2016 hizo una llamada de socorro, para tratar de concienciar de los problemas de la contaminación y el consiguiente calentamiento global, y las consecuencias trágicas que pueden tener en cada país del mundo.

Sobre el suelo del Maracaná, en una pantalla gigante, se centró la representación de la historia y desarrollo del país sudamericano. Con las notas del 'Aquele Abraco' de Gilberto Gil y enseguida con la interpretación del himno nacional a cargo del sambista Paulinho da Viola se vivieron los primeros compases, dando paso a la noción de Brasil como hija de la naturaleza.

Nace el bosque, la vida, desde los primeros seres, imágenes como metáfora del nacimiento del país, cuando aparecen en la pista del mítico feudo del fútbol brasileño los habitantes que formaron Brasil. Las reservas indígenas, inmigrantes portugueses, africanos, japoneses, italianos, alemanes, españoles, sirios. La diversidad brasileña a lo largo de los siglos.

 



La ceremonia siguió con el nacimiento de la urbe hasta el Brasil más moderno, el que enseñó el 14-bis, aeronave fabricada por el local Alberto Santos Dumont que hizo historia en 1906 con su primer vuelo. Subidos en aquel prototipo, Maracaná y los 3.000 millones de espectadores en todo el mundo conocieron la 'ciudad maravillosa'.

En el regreso de ese viaje Gisele Bundchen hizo acto de presencia como 'La Chica de Ipanema', la tradicional melodía interpretada por Daniel Jobim. La música y el baile no abandonó la ceremonia, con Zeca Pagodinho y Marcelo Peixoto, y el rap de MC Soffia y Karol Conka y la capoeira. 'País Tropical' marcó el ritmo de 1500 bailadores, en casi otros tantos atuendos.

 



El tramo final de la ceremonia antes del desfile de atletas quiso volver a la cruda realidad. Representado por un niño perdido en un laberinto, Río 2016 recordó la amenaza que vive el planeta con un calentamiento global del que mostró sus consecuencias en las principales capitales del mundo.


Ese niño encuentra la esperanza en unas ramas que brotan del suelo. El legado que quiere Río es el del compromiso con la naturaleza. Por ello, cada deportista que hizo entrada en el gran desfile de los Juegos depositó una semilla para luchar contra la deforestación y crear un jardín y bosque olímpico en la zona de Deodoro.