Ricard Casas: “Quizá con otro entrenador perderíamos de menos puntos, no se sabe”

El entrenador del Baloncesto Valladolid asegura que “hay muchos hándicaps” que podrían cambiar la situación del equipo y defiende el trabajo de su plantilla.

Semana tras semana, la situación no cambia. El Baloncesto Valladolid cae dolorosamente contra el equipo que sea y toca volver a darle vueltas a la cabeza para indagar qué es lo que está haciendo mal el equipo y qué se debe cambiar. Curiosamente, Ricard Casas parece tenerlo más o menos claro. “No veo que sea problema de actitud, veo a la plantilla trabajar y yo trabajo con ellos, el problema lo tenemos durante el propio partido, cuando nos desenchufamos”.

 

Y es que para el entrenador del club morado, que este domingo cayó estrepitosamente en casa del Unicaja por más de cincuenta puntos de diferencia, hay una mezcolanza de detalles que han dado con la actual situación. “No tener pretemporada, los cambios de jugadores, el potencial que no tenemos... Quizá hasta con otro entrenador se podría perder por menos puntos, no lo sé”, continuó el técnico, eso sí, no dejando entrever en ningún momento que quiera irse o que estén pensando en echarle.

 

“Una vez concluido cada partido, vuelvo a verlo una o dos veces y no puedo decir que estos jugadores hayan ido a pasar de todo. La actitud puede ser mejor y el problema es que nos vamos en el peor momento del partido, la capacidad nos come”, siguió Casas. “Los rivales saben nuestras debilidades, nos ganan en físico, van a la presión y nosotros, que somos lo que somos, muchas veces no podemos superarlo”.

 

En todo caso, y pese a lo que pueden parecer unas palabras derrotistas, el entrenador también dejó entrever un mensaje de optimismo. “Yo creo que no estamos sentenciados, no se puede decir todavía que nos vayamos al descenso. Sobra decir que la situación es muy complicada, hace tiempo que lo es, y habrá que sacar siete u ocho partidos en la segunda vuelta, el primero de ellos este sábado ante el Fuenlabrada, pero hay que creer”.

 

Casas insistió entonces en la idea de que la plantilla, pese a que parece no tener capacidad, sí está dando mucho trabajo, por lo que la falta de agallas no es el problema. “La situación me jode, porque los resultados van deteriorando, pero no es porque nos hayamos relajado”, aseguró antes de decir que “no se plantea traer nuevos fichajes”.

 

“Esa no es la solución, precisamente lo que necesitamos es más bloque. La plantilla es la mejor que podemos tener, para mí es la mejor del mundo, y con esa idea voy al fin del mundo”.

 

Por último, Ricard incidió en que “se ve capacitado para sacar esto adelante, con fuerza”. “Me exprimo día a día para ver qué podemos mejorar en nuestro juego, para cambiar cosas. Igual que dicen que podemos ser el peor equipo de ACB, también pienso que podemos pasar de villanos a héroes si conseguimos salvarnos”.

 

JASON ROWE

 

El norteamericano Jason Rowe también compareció ante los medios en la mañana de este martes para dar su versión sobre lo ocurrido ante el Unicaja, y lo cierto es que se mostró en un discurso muy parecido al de su entrenador. “Es verdad que perdemos, pero durante la semana hacemos buen trabajo, os sorprendería ver lo unidos que estamos todos", siguió el nacido en Buffalo. "El entrenador se muestra positivo, y todos igual, aunque vaya a costar esto se puede sacar adelante, estoy seguro”.

 

¿Pero entonces cuál es el problema del equipo? Como ya dijeran la semana pasada Cvetinovic y Suka Umu, lo achacó a la mentalidad. “Es cierto que tenemos malos momentos que nos vamos del partido, no hemos cambiado en ese aspecto”, siguió, algo apesadumbrado, si bien acto seguido dijo que “no hay que quedarse solo con lo malo, mejoraremos ese aspecto”.