Restaurado el Retablo Mayor de la Iglesia de Santa María Magdalena de Matapozuelos

Imagen de la inauguración

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, acompañado de obispo auxiliar de la Archidiócesis, Luis Argüello, y del alcalde de Matapozuelos, Conrado Íscar, hicieron los honores

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, acompañado de obispo auxiliar de la Archidiócesis, Luis Argüello, y del alcalde de Matapozuelos, Conrado Íscar, han inaugurado este domingo el restaurado Retablo Mayor de la Iglesia de Santa María Magdalena de Matapozuelos.

 

El retablo es una pieza renacentista del año 1601 con unas dimensiones de 747 por 1.150 centímetros, aproximadamente. Se trata de un retablo de madera tallada, dorada y policromada y cuyas esculturas son obra de Francisco Rincón y Pedro de la Quadra.

 

Ubicado en el presbiterio, está compuesto de dos cuerpos "perfectamente diferenciables" debido a que procede de un retablo originalmente colocado como altar lateral y después recolocado en la capilla mayor, que posteriormente se modificó y amplió para convertirle en el retablo principal del templo.

 

Por ello, ha sido preciso actuar sobre todos los elementos componentes del conjunto, incluyendo el banco de apoyo, mesa de altar, expositor y sagrario barroco. Ante la amplitud de la intervención, ha sido necesario hacer un cerramiento en el presbiterio, que se ha convertido durante los ocho meses de intervención en un taller in situ.

 

Asimismo, entre las actuaciones realizadas destacan el tratamiento curativo y preventivo antixilófagos y las consolidaciones de la madera; la solución de los problemas estructurales de los distintos elementos, en especial la hornacina de la imagen de Santa María Magdalena, y la reintegración de volúmenes en los elementos arquitectónicos, la conservación de las policromías, dorados y capas pictóricas con productos afines a los componentes originales y la limpieza de policromías, eliminación de los repintes y reintegración de color aplicando el criterio de mínima intervención.

 

En su intervención, Jesús Julio Carnero ha señalado que con la recuperación del retablo Mayor de la Iglesia de Santa María se da respuesta a un triple sentimiento. "En primer lugar, el religioso, pues no en vano estamos en una obra hecha para el culto, sin el cual no tendría sentido"; en segundo lugar, el cultural, con lo que "representa como elemento de desarrollo personal y de dinamización económica de los pueblos", y en tercer lugar el de pertenencia, "porque el patrimonio artístico identifica y enorgullece a los vecinos de los pueblos, que lo sienten como propio".

 

PROGRAMA DE RESTAURACIÓN DE RETABLOS

 

En este sentido, el presidente de la Diputación ha recordado que esta actuación se enmarca en el Programa de Restauración de Retablos 2015, al que la Institución provincial destinó el pasado año un total de 250.000 euros que han permitido recuperar un total de siete piezas seleccionadas por un comité asesor en materia de patrimonio.

 

Estas actuaciones, según Carnero, forman parte del "elenco" de actividades que la Diputación ha realizado en los últimos años en materia de defensa y conservación del patrimonio histórico artístico "a través de muy diferentes programas que afectan tanto a las iglesias y ermitas de la provincia como a la conservación y restauración de bienes muebles como los retablos, los órganos o las tallas de especial valor y significado".

 

En los últimos cuatro años, se han destinado a estos fines 2.275.239 euros de los que 1.676.329 han sido aportados por la Diputación de Valladolid, 277.430 por el Arzobispado de Valladolid y 321.480 por los ayuntamientos de la provincia.