Respaldo de los sindicatos policiales al compañero de la Comisaría de Delicias porque "no hay delito"

Comisaria de la calle Gerona en el barrio de Las Delicias. A.MINGUEZA

Los sindicatos policiales han 'cerrado filas' tras el agente de la Policía Nacional investigado por un presunto maltrato a un preso en la Comisaría de Delicias al entender que los hechos no son un delito.

 

Pese a que lo ocurrido se ha traducido en una investigación que ha llegado a la Unidad de Asuntos Internos del Cuerpo, con sede en Madrid, actualmente paralizada a la espera de lo que resuelva el Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid, los responsables provinciales del SUP y la CEP Jorge Morante y Félix Ruiz, respectivamente, ha expresado su total apoyo al integrante de la Brigada de Seguridad Ciudadana que protagonizó el incidente con el detenido, de origen senegalés, en los calabozos de las instalaciones policiales de Delicias.

 

"Hay abierta una investigación judicial y, por tanto, vamos a omitir cualquier comentario hasta la resolución de las diligencias", ha advertido Morante, quien, en declaraciones a Europa Press, ha apuntado no obstante que el SUP muestra su "total apoyo" al agente, "que está pasando por una situación muy difícil y que no ha cometido delito alguno puesto que se ha limitado a limpiar con agua la celda después de que el detenido hiciera en ella sus necesidades".

 

En este sentido, el responsable provincial del SUP recuerda igualmente que otros siete compañeros que esa noche se encontraban de servicio en los calabozos de Delicias han corroborado la versión de los hechos ofrecida por el investigado, "y por ello será finalmente el juez el que resuelva si archiva o imputa al compañero".

 

En el mismo sentido se ha pronunciado su homólogo en la CEP, Félix Ruiz, quien, en declaraciones a Europa Press, se ha felicitado en primer lugar de que en el presente caso "han funcionado correctamente los protocolos internos", en referencia a la investigación iniciada por la Jefatura Superior y elevada a Asuntos Internos, "lo que demuestra que no se puede actuar con mayor transparencia", al haberse realizado las testificales oportunas y la aportación de las pruebas físicas -grabaciones de las cámaras de seguridad-correspondientes.

 

Respecto de los hechos en sí, Ruiz, al igual que el SUP, entiende que la conducta del agente no constituye delito y por eso el "respaldo al compañero es absoluto", postura que, según el responsable de la CEP, se justifica en que "para nada se trata de un episodio de torturas, consistente en coacciones o maltrato físico a un detenido para que declare en uno u otro sentido".

 

Y es que, en opinión del sindicalista, hay que valorar igualmente las situaciones límite a las que se enfrentan en ocasiones los compañeros en los calabozos. "Hay que vivirlo para saber lo que ocurre allí, se trata de hechos que pasan puntualmente cuando uno trabaja y está en tensión", ha incidido Ruiz, quien, en cualquier caso, entiende que lo mejor habría sido que lo ocurrido hubiera quedado circunscrito a una investigación interna y que no hubiera trascendido públicamente para evitar presiones al juez instructor.

Noticias relacionadas