Renfe y Adif colaboran con el juez en la investigación del accidente y trabajan en el lugar para determinar las causas

Renfe y Adif colaboran con el juez en la investigación del accidente de un tren Alvia que cubría el trayecto entre Madrid y Ferrol y ha descarrilado en las proximidades de Santiago de Compostela y han trasladado al lugar a un equipo de técnicos para investigar las circunstancias y causas del siniestro

En un comunicado conjunto, ambas compañías han explicado que el accidente se produjo a las 20.41 horas de este miércoles en la entrada por el sur a Santiago de Compostela, aproximadamente a 3 ó 4 kilómetros antes de su llegada a la estación.

 

   El tramo en el que se ha producido el descarrilamiento pertenece a la Línea de Alta Velocidad Ourense-Santiago-A Coruña, puesta en servicio en diciembre de 2011.

 

   El tren, con salida a las 15.00 horas de la estación de Madrid Chamartín, circulaba con ocho coches de viajeros y transportaba 218 pasajeros, además de la tripulación.

 

   Tras conocer lo sucedido, técnicos de Adif y Renfe se han desplazado hasta el lugar para colaborar en las labores de rescate de las víctimas, así como para proceder a la reparación y recuperación de la línea lo más pronto posible.

 

   Ambas compañías colaboran en la investigación para esclarecer las causas del siniestro, al tiempo que trasladan a los familiares de las víctimas sus condolencias y máxima solidaridad.

 

   Renfe y Protección Civil han habilitado los teléfono de atención 900.101 660 y 900.444.222. para informar a los familiares, mientras que la Policía facilitado otro teléfono de atención a los familiares, en el que se facilitará la información que vayan recibiendo los servicios de emergencias sobre el accidente, que es el 981.551.100.

 

   Asimismo, la operadora ha diseñado un plan alternativo de transporte que supone suprimir o alterar la circulación de un total de siete trenes: cuatro Alvia, dos trenhotel y un Avant, según informa la operadora ferroviaria.

 

   En concreto, el Alvia que une Ourente y Madrid queda suprimido desde el origen y sus viajeros serán trasbordados al Alvia 351. De su lado, el Alvia entre Madrid y A Coruña y el que une Madrid y Ferrol circularán desviados por Pontevedra, y el Alvia Ferrol-Madrid Chamartín suprimirá su circulación en A Coruña y los pasajeros serán transbordados por carretera hasta Madrid.

 

   De igual forma, según el plan diseñado por Renfe, el Avant que une A Coruña-Ourense tendrá que trasbordar por carretera a los pasajeros en Órdenes, y los trenhotel A Coruña-Madrid y viceversa circularán desviados por Pontevedra.