Renfe garantiza carga de trabajo a sus talleres con un contrato de 75 millones de mantenimiento

La operadora ferroviaria saca a concurso el mantenimiento de 42 trenes de media distancia por 16 millones de euros y gastará otros 58 en los cercanías.

Renfe ha sacado a concurso los contratos de mantenimiento de 238 trenes de los que la compañía utiliza para los servicios de transporte de viajeros de Media Distancia y de Cercanías para un periodo de dos años y un importe total de unos 75 millones de euros. La compañía ferroviaria licita estos trabajos mientras tiene abierta la puja por uno de los mayores contratos de trenes de España de las últimas décadas, el del suministro de treinta nuevos AVE, un pedido valorado en unos 2.600 millones de euros.

 

En cuanto a los trabajos de mantenimiento de los trenes Regionales y de Cercanías, Renfe los ha repartido en dos contratos, a su vez divididos en un total de siete lotes. Uno de los contratos abarca los trabajos en 42 trenes autopropulsados diésel destinados al servicio de Media Distancia y tiene un valor de 16,28 millones. El segundo comprende el mantenimiento de 196 trenes eléctricos, en su mayor parte destinados al servicio de Cercanías de Cataluña, por 58,30 millones de euros. En ambos casos, la operadora ferroviaria los promueve a través de Renfe Fabricación y Mantenimiento, su filial de talleres, dado que busca que estas instalaciones participen en los trabajos.

 

 

PARTICIPACIÓN DE SUS TALLERES

 

Según los pliegos de los contratos, a los que tuvo acceso Europa Press, las labores de mantenimiento se realizarán a través de las sociedades conjuntas que Renfe ya tiene con algunos de los fabricantes de trenes radicados en España. En caso de que la empresa que resultara adjudicataria no tuviera alguna firma conjunta con la operadora, las dos compañías se aliarán para abordar juntas los trabajos. La operadora pública se reserva en todos los casos una participación del 51%, correspondiendo el 49% al fabricante adjudicatario.

 

De esta forma, Renfe se garantiza una nueva carga de trabajo para su división de talleres, para la que también se ha asegurado una participación en el mantenimiento del pedido de trenes AVE que espera adjudicar el próximo mes de octubre. Así, la operadora pretende que su división industrial contribuya al objetivo de mantener en 2016 el beneficio con el que la compañía cerró 2015, el primero de su historia.

 

Por el momento, en los cinco primeros meses del año, Renfe Fabricación y Mantenimiento arroja una ganancia de unos 730.000 euros, impulsada por el aumento del 4,1% de sus ingresos (286,4 millones) y la contención de los gastos.