Renfe adecua los servicios de Valladolid al suprimir alguna frecuencia pero crea conexión directa a Andalucía y Valencia

Renfe modificará a partir del próximo 2 de junio los servicios de Media Distancia Convencional en Valladolid para adecuarse al plan de racionalización con la supresión de algún tren regional express y con la creación de nuevos servicios directos con Andalucía y con la Comunidad Valenciana.

Así, según los datos facilitados por Renfe, en la relación Valladolid-Medina del Campo continúan en servicio la mayoría de las circulaciones, con 40 trenes diarios, 20 por sentido, entre ambas ciudades, aunque dejarán de circular exclusivamente el Regional Exprés con salida de la capital vallisoletana a las 15.15 horas y con salida de la estación de Medina del Campo a las 16.00 horas.

 

Los trenes Valladolid-Medina, según informe correspondiente a 2011, fueron utilizados por un total de 25.600 viajeros y su coste anual para la puesta en servicio ascendió a más de 276.000 euros. De ellos, el erario público aportó más de 230.000 euros para sufragar las pérdidas de ambos trenes, puesto que los ingresos por venta de billetes sólo cubrieron el 16,8 por ciento de los costes.

 

La relación Valladolid-Palencia seguirá comunicada por más de 200 servicios semanales aunque dejan de circular los trenes Regional Expres con salida de Valladolid a las 22 horas y el que parte de la capital palentina a las 7.15 horas.

 

Por último, Valladolid y Burgos seguirán comunicadas con 70 servicios semanales aunque deja de circular el tren Regional Expres que parte de Valladolid a las 6.45 horas.

 

Los trenes Valladolid-Burgos, fueron utilizados en 2011 por un total de 9.800 viajeros y su coste anual para la puesta en servicio ascendió a 312.000 euros. De ellos, el erario público aportó más de 273.000 euros para sufragar las pérdidas de ambos trenes, puesto que los ingresos por venta de billetes sólo cubrieron el 12,4 por ciento de los costes.

 

Por otro lado, a partir de este verano Valladolid contará con nuevas conexiones por alta velocidad hasta Alicante, una vez puesto en servicio el nuevo tramo Albacete-Alicante, lo que acortará en una hora el viaje a la ciudad levantina.

 

La capital vallisoletana también se beneficiará de la creación de trenes "pasantes", que nacen de la unión de dos trenes preexistentes, con lo que contará con nuevas relaciones, como Gijón-Valladolid-Valencia-Castellón, o Gijón-Valladolid-Córdoba-Sevilla-Cádiz.