Renault presenta en Valladolid el Twizy Sport F1 con el sistema Kers de la Fórmula 1 que sextuplica la potencia

Renault ha presentado en Valladolid el modelo Twizy Sport F1, un vehículo eléctrico fabricado íntegramente en la factoría vallisoletana que incorpora mejoras procedentes de la Fórmula 1. 

Twizy Renault Sport F1. Si usted ve este pequeño vehículo eléctrico con aspecto de Fórmula 1 no se asuste. Es el nuevo concept car que Renault ha construido para explicar in situ que los avances de la F1 pueden llegar a los utilitarios. Pero no, no se preocupe que este vehículo no se comercializa y las calles de Valladolid no se convertirán en un improvisado circuito a imagen y semejanza del de Montecarlo.

 

Se trata de un prototipo que Renault utilizará en multitud de eventos y exhibiciones, la más próxima la World Series By Renault que se celebra este fin de semana en Aragón, según explicó Jesús Presa, director de comunicación de Renault, pocos instantes después de que ante más de medio centenar de periodistas de diferentes países se presentará este Twizy Renault Sport F1.

 

El lugar elegido ha sido Valladolid. Concretamente en la Nave del Renault Twizy, del que cada día se construyen 20 unidades. Presa recordó que el vehículo de la marca del rombo es el coche eléctrico más vendido en Europa y en España. “Llevamos 11.000 vehículos en Europa, de los cuales mil se han vendido en España”, dice el director de comunicación quien destaca la “estacionalidad” de este vehículo, con la expectativa de que con la llegada del buen tiempo “se animen las ventas en España”.

 

Este es el objetivo encubierto de esta adaptación de los coches fórmula 1 al Twizy. Jesús Presa explica que la novedad viene con el sistema Kers, un motor adicional de 60 kw. que permite recuperar energía y para proyectarla y conseguir “una sobre prestación”. El director de comunicación lo explica gráficamente: “este sistema permite multiplicar por seis la potencia del vehículo durante un campo de 13 segundos. Luego, y a través de la energía cinética, volver a recuperar la energía necesaria para el sistema o recogerla de la propia batería que tiene el twizy”.

 

En términos de potencia: el twizy puede alcanzar más de 110 cv de potencia y una velocidad punta de 110-120 kilómetros por hora. “Lo importante no es la velocidad máxima que alcance sino el golpe de aceleración que proporciona”, dice Presa, quien coloca este F1 en el “mejor nivel de la gama sport que tenemos, incluso por encima del Megane sport en cuanto prestaciones de aceleración”.

 

INCORPORACIONES DE LA F1

 

Ser protogonista activo de la Fórmula 1 no es para Renault un excusa que ampare su carácter competitivo. A través del equipo Lottus Renault y como suministrador de motores de Red Bull, la multinacional francesa dispone de un exigente banco de pruebas que traspasa también a sus modelos comerciales.

 

Según han reconocido algunos de los ingenieros que han participado en la construcción de este pequeño Fórmula 1, lo más complicado era buscar un espacio para el nuevo motor, para lo que se ha debido condenar el asiento trasero. Además era importante coordinar los dos motores: el de serie del twizy que girar a 10.000 vueltas por minutos y el nuevo que lo hace a 36.000 vueltas.

 

Así, el Twizy RS F1 incorpora elementos de los monoplazas de competición, como neumáticos 'slick', así como lámina delantera, pontones laterales, alerón trasero de carbono y un difusor con luz de lluvia que se activa cuando entra en funcionamiento el Kers. Además el volante recuerda al de un monoplaza, con dos funciones directamente extrapolados de la F1, un botón para la selección de la potencia y otro para gestionar la recarga.

 

El trabajo en este proyecto, que surgió en el 'paddock' del Gran Premio de Valencia en 2012, se ha llevado a cabo en la planta de Renault en Viri-Chatillon (Francia), donde ha trabajado personal de los departamentos Sport F1, Sport Technologie y Design. También, como ha recordado el director de Marketing de Renault Sport F1, Olivier Gillet, se ha contado con la implicación de la fábrica de Valladolid, donde se produce el modelo convencional en la nave Z.E, inaugurada en octubre de 2011.

 

Como ha quedado de relieve este monoplaza no se comercilizará, aunque desde la marca del rombo no se ha descartado que en un futuro este sistema Kers pueda introducirse en otros utilitarios eléctricos.