Reino Unido estudia aplicar un impuesto a los inversores extranjeros en vivienda, según Sky

El Gobierno británico estudia gravar con un nuevo impuesto las plusvalías de capital obtenidas por los inversores extranjeros en vivienda en un intento de frenar la 'burbuja' inmobiliaria en Londres y otras localidades de Reino Unido, según informa la cadena británica Sky.


LONDRES, 31 (EUROPA PRESS)



Según la cadena de televisión británica, el ministro de Finanzas, George Osborne, podría anunciar la nueva tasa en su discurso de otoño. De hecho, el Tesoro ya habría calculado los costes de tal disposición y sólo estaría pendiente de la decisión final de Osborne, que podría llegar en las próximas semanas.

Las personas residentes en Reino Unido deben pagar un impuesto de entre el 18% y el 28% de las plusvalías obtenidas por la venta de vivienda, un gravamen del que actualmente están exentos los propietarios no residentes.

Durante el pasado mes de agosto, los precios de la vivienda subieron en Londres un 9%, frente al alza del 2% registrado en el resto del país, según los datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONS), alimentando el temor de que se esté creando una 'burbuja' inmobiliaria.

El alza de precios se ha visto provocado en parte por la inversión extranjera, puesto que el 70% de las propiedades más exclusivas de Londres han sido adquiridades por extranjeros, según datos de la agencia Knight Frank, que calcula que un 65% de estos inversores no residentes busca alquilar estas propiedades más que vivir en ellas.

"Hasta ahora, estos compradores no tienen que pagar impuestos de sus plusvalías en caso de vender la propiedad en el futuro, mientras que bajo los planes de Osborne, incluso los inversores extranjeros deberán abonar el impuesto, como sucede en otros países europeos", señala Sky.

De acuerdo con una investigación interna del Tesoro, el impuesto probablemente no recaudará sumas elevadas, pero sí respondería a la cuestión de que los inversores extranjeros disfrutan de un trato más favorable en sus inversiones inmobiliarias.

En sus presupuestos del año pasado, el Gobierno ya introdujo una serie de medidas dirigidas a gravar a los inversores extranjeros que eludían pagar impuestos por los inmuebles que poseen en Reino Unido a través de sociedades y cuyos resultados en materia de recaudación han superado las previsiones del Tesoro.

No obstante, la cadena señala que algunas opiniones indican que fijar un nuevo impuesto a la inversión exterior desestabilizará el flujo de entrada de capital extranjero en Londres y dañará la imagen de Reino Unido como país abierto a las inversiones, al mismo tiempo que se teme que la medida provoque una drástica caída de la demanda extranjera de vivienda en Londres y esto perjudique al mercado inmobiliario.