Reducen de 51 a 24 la cifra oficial de muertos por el tornado de Oklahoma

Entre los fallecidos por esta desgracia natural se encuentran 20 niños. Inicialmente los casos de defunción estuvieron duplicados y por eso se ofrecieron cifras inexactas. 

 El servicio de Médicos Forenses de Oklahoma ha reducido de 51 a 24 la cifra oficial de víctimas mortales por el paso del tornado por la localidad de Moore, al sur de la Ciudad de Oklahoma, y ha asegurado que los casos registrados en el balance anterior estaban duplicados.

 

"Tengo buenas noticias. La cifra correcta es 24", ha declarado la jefa de la Oficina de Médicos Forenses, Amy Elliott, ante la prensa. La anterior cifra incluía víctimas que habían sido registradas dos veces porque "había un enorme caos", ha añadido.

 

Asimismo, ha advertido de que aún quedan cadáveres por rescatar de entre los escombros y ha informado de que todas las víctimas recuperadas, salvo tres, ya han sido identificadas y entregadas a sus familiares.

 

La propia Elliott había informado horas antes del hallazgo de 51 muertos, incluidos 20 niños, y de la posible aparición de otros 40, pero había advertido de que las cifras no eran definitivas. Entre los niños fallecidos figurarían siete alumnos de la Escuela Primaria Plaza Towers de Moore. En el entorno de la zona de la Ciudad de Oklahoma han sido hospitalizadas más de 230 personas procedentes de Moore, una localidad de más de 40.000 habitantes, según los medios norteamericanos.

 

El Servicio Nacional Meteorológico ha indicado que el daño preliminar causado por los tornados se sitúa en el nivel EF4, de una escala de cinco que va de menor a mayor, lo que implica vientos de entre 166 y 200 kilómetros por hora. En las últimas 48 horas se han producido unos 28 tornados en el medio oeste de Estados Unidos. Los estados más afectados han sido Oklahoma, Illinois, Iowa y Kansas.

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado el estado de desastre en Oklahoma, lo cual permitirá la liberación de los recursos necesarios para atender a los damnificados, suministrándoles un refugio temporal y reparando sus viviendas, entre otras cosas.

 

La gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, ha prometido "hacer todo lo necesario" para encontrar a los heridos. "Nuestros corazones están rotos por los padres que están preocupados por el estado de sus hijos", ha dicho, en una rueda de prensa, de acuerdo con la cadena CBS.

 

Los tornados también han causado importantes daños materiales. Se calcula que hay unas 300 viviendas afectadas y más de 38.000 hogares sin electricidad. Además, varias carreteras han quedado bloqueadas por los escombros.