Recurrida la licencia de obras de la Estación de Autobuses de Valladolid

www.lookingformaps.com

La Federación de Asociaciones Vecinales ha presentado un recurso contra el acuerdo dictado por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento, por la que se concedía a la Estación de Autobuses, la licencia de obras de demolición y remodelación de hangares y sustitución de cubierta de aparcamiento.

En dicho recurso se solicita que se declare de manera inmediata la suspensión de la licencia con el fin de evitar perjuicios de imposible o difícil reparación.

 

El recurso de reposición recuerda que la Estación de Autobuses está incluida dentro del área denominada 'Red ferroviaria central de Valladolid', objeto de una reciente modificación del planeamiento (el popularmente conocido como 'Plan Rogers').

 

La federación precisa, a través de un comunicado, que la revisión del PGOU asuma esa modificación y, por lo tanto, el planeamiento urbanístico condena a la demolición al actual edificio de la estación de autobuses que ahora se pretende reformar, ya que el espacio que ocupa se destina a uso residencial.

 

Junto a ello, considera que las obras que pretende ejecutar la Estación de Autobuses Valladolid S.A. no son simplemente de mantenimiento y conservación, "y tampoco parece que sean imprescindibles para la seguridad del edificio".

 

De hecho, la federación considera que la remodelación de hangares y sustitución de cubierta propuesta conlleva un coste desproporcionado para un edificio a demoler en poco tiempo, salvo modificación del planeamiento, "todo ello sin perjuicio de que puedan hacerse obras menores de conservación y adecentamiento, sin duda necesarias, en la estación de autobuses".

 

Finalmente, y puesto que la solicitante de la licencia es la Estación de Autobuses S.A, la organización que preside María José Larena supone que será dicha empresa, concesionaria de la gestión de la estación, quien se haga cargo del coste de las obras, y no la Junta de Castilla y León, propietaria de la estación.

 

"La administración propietaria conoce bien el destino del edificio por ser parte integrante de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, por lo que solo debería invertir en actuaciones de mantenimiento y salubridad", concluye.