Recta final de temporada a la búsqueda de una mejora de imagen ante Fuenlabrada

Ricard Casas, pensativo en rueda de prensa. JUAN POSTIGO

Los de Ricard Casas se enfrentan este sábado (20.30 horas) a los madrileños en la última salida de la campaña.

El CB Valladolid se enfrentará el sábado a su última salida de la temporada. Será en Madrid, ante el Baloncesto Fuenlabrada, que lleva cuatro derrotas seguidas ante los equipos de la zona alta de la clasificación. El choque empezará a las 20:30 horas en el Polideportivo Fernando Martín.

 

Quedan dos jornadas para que finalice la temporada 2013/14 del CB Valladolid. Muchas voces apuntan a que es ya una temporada demasiado larga, pero eso no ha hecho mella en la piña que forma el equipo, como así lo aseguró esta semana el ala-pívot Héctor Manzano: “el grupo que forma el equipo está unido, trabajamos bien y no hay diferencias entre nosotros”. 

 

Por su parte, el entrenador, Ricard Casas, en la rueda de prensa previa de esta mañana ha asegurado que esta semana “hemos trabajado con normalidad, hemos estado hablando de algo que nos preocupa: cómo terminar estos partidos”. Algo que “hay que entenderlo y luego entrenarlo; dentro de la normalidad hemos dado énfasis a esto. Me importa la imagen y nos tiene que importar, porque si algún objetivo tenemos es este, cómo terminar haciendo las cosas”.

 

En cuanto al trabajo del equipo, el técnico dijo que “también estoy contento porque hemos hecho bastantes ejercicios e ideas de competitividad, acelerándola, buscándola y hay que responder a eso, a ese último objetivo que tenemos: cómo jugar y cómo prepararnos para los dos últimos partidos. Hay que hacerlo lo mejor posible”.

 

Preguntado por las razones que llevan a que exista desorganización en ataque en algunos encuentros, Casas respondió que “puede ser producto de muchas cosas; asumo mi responsabilidad”, aunque también quiso dejar claro que la dinámica de la temporada ha afectado en ese sentido. “Nuestro esquema táctico no es complejo, siempre hemos mantenido la misma idea y conceptos de juego”, apuntó.

 

Y añadió: “si no cambias o modificas mucho, tienes un hábito, pero este habito no le hemos podido conseguir. Tiene mucho que ver la constante adaptación de los jugadores que vienen, y no poder haber hecho lo que es básico: la estructuración de un equipo y de una pretemporada. Y tengo que aceptar que hay unos condicionantes que no han ayudado”.

 

Las consecuencias de estos cambios se aprecian “en los momentos más complicados, como son los de presión defensiva o líneas de pase”, afirmó el director del equipo, que además destacó que esos problemas no han venido propiciados por  “una sobrecarga de estrés táctico del entrenador que busca y rebusca y cambia por una desconfianza hacia sus ideas o conceptos de juego”.

 

Respecto al rival, el Baloncesto Fuenlabrada, Ricard Casas comentó que “están en un tono bueno en defensa, el mejor que yo les he visto este año, generando mucho juego desde el perímetro hacia dentro de la canasta y eso lo ocupan no solo los bases, sino también Feldeine”. Y destacó que “con Panko abren muchísimo campo”. Así mismo, dijo que el Fuenlabrada “tiene una flexibilidad de juego bien organizada”.

 

Hablaba así Casas de un equipo que ocupará el banquillo local el sábado y que ya ha salvado su temporada y ha logrado su permanencia gracias a las once victorias que ha cosechado, la última ante el Gipuzkoa Basket por (81-67) en la Jornada 28. Sin embargo, tiene en su haber veintiuna derrotas, cuatro de las cuales obtenidas en los últimos cuatro partidos. En la primera vuelta, en Pisuerga, los madrileños se impusieron por (83-107) a los pucelanos; con motivo de ese encuentro, el ex jugador morado Román Montáñez regresó a la que había sido su casa la temporada anterior, la 12/13, y donde ya había militado durante cinco campañas, del 2000 al 2005. Ahora Montáñez recibe a su ex equipo con la camiseta del Fuenlabrada en la Jornada 33 del campeonato de Liga.

 

El conjunto madrileño disputará su último partido en casa esta temporada, por eso su técnico, Luís Casimiro considera que “mañana es un día importante, para cerrar la liga en nuestro campo, con nuestra gente, para intentar darles una última alegría a modo de partido ganado”. Respecto al CB Valladolid, Casimiro mostró su admiración por el grupo que dirige Ricard Casas: “es importante tener mucho respeto hacia el rival, tener mucha humildad. Porque es admirable lo que hacen, ya que en un equipo castigado por tantas derrotas, donde las dinámicas son malas, siempre hay un ambiente complicado y, sin embargo, ellos no lo exteriorizan en cada partido y se ponen a jugar duro y bien. Y si a eso le sumas que han tenido problemas de idas y venidas de jugadores, más dificultades económicas a la hora de cobrar, me parece admirable lo que hacen”. Además, Luís Casimiro considera que actualmente el CB Valladolid “tiene disciplina de ataque, disciplina defensiva y que solamente con un buen trabajo los equipos son capaces de ganarles. Tienen un buen entrenador, posiblemente a la hora de motivar sea de los mejores, es un equipo que tiene peligrosidad y tiene armas porque tiene muy buenos jugadores y están jugando todavía bastante de equipo”.

 

 

El partido comenzará en el Fernando Martín a las 20:30 horas del sábado y estará dirigido por los árbitros Pérez Pérez, Sánchez Montserrat y Rial.