Real Valladolid y Betis se desinflan en ataque y se reparten los puntos (0-0)

ALBERTO MINGUEZA
Ver album

Ambos equipos se mostraron serios en defensa pero con pocas ideas ofensivas, en un partido igualado y en el que no hubo gran juego ni muchas ocasiones.

Ficha técnica:

 

0- Real Valladolid: Javi Varas; Chica, Valiente, Rueda, Peña; Leao, Timor (Rubio, min.78), Bergdich (Mojica, min.77), Óscar, Alfaro (Omar, min.77) y Óscar Díaz.

 

0- Real Betis: Adán; Molinero, Perquis, Jordi Figueras, Casado; N'Diaye (Jorge Molina, min.56), Matilla, Lolo Reyes; Kadir (Dani Ceballos, min.77), Álvaro Cejudo (Pacheco, min. 65); y Rubén Castro.

 

Árbitro: José María Sánchez Martínez (Comité Murciano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Óscar Díaz (min.55) y Rueda (min.83) y a los visitantes N'Diaye (min.25), Lolo Reyes (min.51), Casado (min.67) y Perquis (min. 88).

 

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 7 de la Liga Adelante disputado en el José Zorrilla ante 12.035 espectadores.

Sin goles no hay fútbol, suele decir el refranero deportivo. Expresión que viene al dedillo para el choque entre Real Valladolid y Betis, que terminaría con el resultado inicial (0-0) después de que ambos equipos se mostraran tan cándidos en ataque como serios en defensa. De esta manera, los de Rubi se quedan en la parte alta de la tabla y sigue invicto en Zorrilla.

 

Nada más comenzar, en la primera parte, se vino a demostrar lo que ambos se jugaban sobre el césped de Zorrilla. En un choque que debía ser de poder a poder los dos se debían respeto mutuo, si bien fue el Pucela el que comenzó llevando algo más la manija del partido. A punto estuvo Óscar de adelantar a los de Rubi nada más comenzar, y poco tardó en responder Rubén Castro, un dolor de cabeza constante para la defensa pucelana.

 

Poco a poco, el Betis fue despertando del adormilamiento inicial. Ya lo había dicho el propio Rubi en la previa del encuentro. Los de Julio Velázquez cuentan con un buen ataque por bandas, profundo, y quedó muy demostrando desde el primer momento. Castro, N’Diaye y Lolo Reyes se convirtieron en punzones que no paraban de surtir de centros que, por suerte para el Valladolid, no terminaban de encontrar rematador.

 

¿Y el Pucela? Pues como suele estar en casa. Con una defensa más o menos segura, con algún error de vez en cuando que no hubo que pagar, pero falto de creatividad para ponerse por delante en el marcador. Rubi alineó a Óscar Díaz arriba, como era previsible, con Leao y Timor de nuevo en el centro del campo. El ex de Osasuna parece haberse ganado la confianza del catalán, y este responde con un buen nivel organizativo en la medular.

 

En esas que el encuentro avanzaba con más emoción por lo que había en juego que por ocasiones, con ninguno de los dos púgiles dispuesto a ceder terreno. La grada protestaría una fuerte entrada de Adán a Bergdich que pareció penalti, pero lo cierto es que el balón se había descontrolado ya y apenas hubo contacto entre los dos jugadores. Conclusión, 0-0. Tocaba dejarlo para la segunda mitad.

 

Y la cosa es que no hubo mucho cambio. El Betis sí demostraba esa profundidad que quizá el Pucela no, aunque la pelea estaba en las zagas. Ninguna de las dos terminaba por desordenarse y, a la vista de que ni Óscar Díaz ni Rubén Castro tenían su día, el gol se plateaba imposible. Que existe la posibilidad de que el Pucela eche de menos a Roger es una realidad, pero esto fue solo el primer partido.

 

Mucha culpa también la tuvo Adán. El ex portero madridista fue un muro impenetrable para los ataques pucelanos, que en algunos momentos pecaban de falta de transición y velocidad. Más de un aficionado se iría de Zorrilla con la sensación de que su equipo mereció más, pero si no hay gol, no hay puntos. No los tres, al menos.

 

Con el paso de los minutos, los cambios, los amagos de lesiones y todas las tarjetas que se dejaron para la segunda mitad no terminaron de ayudar para el ritmo del partido. En ningún momento se vio peligrar el empate, por lo que al final tanto Betis como Valladolid dieron por bueno el punto. El liderato tendrá que esperar para el Pucela.

Noticias relacionadas