Rato sale entre abucheos e insultos de un nuevo registro de su despacho

Rodrigo Rato, esta mañana a la salida de su despacho profesional.

Vuelve a su despacho para presenciar el registro de Aduanas entre insultos de "hijo de puta" y "ladrón". No está detenido y se le ha visto consultando documentación.

El ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato se ha desplazado a las 12 horas de este viernes desde su casa hasta su despacho en el barrio de Salamanca de Madrid para presenciar el registro que realizan los agentes del servicio de Aduanas. En un coche azul ha recorrido los escasos metros que separan su domicilio en la calle Don Ramón de la Cruz y su despacho en la calle Castello. Sonriente, con un traje gris y camisa blanca, el ex ministro ha tenido que escuchar en este recorrido diversos insultos de transeúntes como "hijo de puta" o "cabrón" y "ladrón".

 

Rato, que no está detenido, ha entrado decidido en el lugar sin hacer declaraciones a los medios. De hecho al ser preguntado por los numerosos periodistas destacados en la zona, Rato ha respondido diciendo que no puede hacer declaraciones. Aunque las ventanas del despacho situado en un semisótano han sido tapadas con cartones por los agentes Aduanas, por los resquicios se ha podido ver a Rato sentado en una silla y consultando documentaciónLos agentes de Aduanas dependientes de la Agencia Tributaria están registrando el despacho de Rato desde en torno a las 20 horas de ayer jueves y han permanecido allí, según los vecinos, toda la noche.

 

Noticias relacionadas