Raquel Sánchez Silva pisa la calle después de tres semanas de reposo absoluto

Raquel Sánchez Silva

Vive un embarazo de riesgo que le ha obligado a apartar algunos compromisos profesionales como 'Supervivientes'. 

Raquel Sánchez Silva se encuentra en reposo desde que el pasado 26 de marzo tuviera que ingresar en la clínica Ruber de Madrid debido a un problema con su embarazo gemelar. Tras permanecer 24 horas en observación fuera dada de alta después de que los médicos vieran que tanto ella como sus bebés se encontraban en perfecto estado.

 

La presentadora tiene que pasar el resto de lo que queda de embarazo en reposo ya que al tratarse de embarazo doble y tener 42 años es un embarazo de riesgo y cualquier precaución es poca.

 

Su estado de buena esperanza es lo que ha llevado a la presentadora a rechazar su participación de nuevo en Supervivientes, programa que en esta nueva edición presentará Lara Alvarez. Aunque seguramente no le haya importado mucho ya que en estos momentos de su vida en que disfruta de una relación estable con el empresario Matías Dumont, ser madre es su prioridad absoluta.

 

Por este motivo Raquel Sánchez Silva apenas sale de casa pero las visitas al ginecólogo son obligadas en su caso como ocurrió el pasado viernes. La visita al médico tuvo lugar exactamente quince días después de que fuera dada de alta en la clínica Ruber por lo que es de suponer que se tratara de una revisión rutinaria.

 

La presentadora acudió a su doctor cuya consulta se encuentra en una céntrica zona de Madrid y allí pudimos ver cómo aún apenas se le nota su estado de buena gestación. También es cierto que debido  al descenso de las temperaturas en Madrid de estos últimos días, Raquel llevaba un abrigo plumífero verde.

 

La periodista optó además por un look muy cómodo con leggins, zapatillas deportivas y el pelo recogido en un moño y aunque no quiso contestar a las preguntas de cómo se encontraba la vimos sonriente.En esta ocasión no la pudo acompañar Matías Dumont, por lo que Raquel se desplazó en taxi desde su vivienda a la que posteriormente regreso tras sacar dinero de un cajero automático.

 

Raquel Sánchez Silva está radiante de felicidad con la llegada de sus dos hijos, algo que deseaba desde hacía años y que por diversas causas se ha ido demorando. La extremeña verá así cumplido su sueño de ser madre tras los duros momentos vividos con la muerte de su marido, Mario Biondo con quien ya planificaba ser madre y con quien visitaba un centro especializado en fertilidad, justo cuando fue hallado muerto el 30 de mayo de 2013, menos de un año después de su boda.