Raquel Gago: "No sé por qué dejó el arma en mi coche pero desde ese día no tengo vida"

Raquel Gago durante su declaración

Raquel Gago, la tercera implicada por el asesinato de Isabel Carrasco, trata de demostrar que en su caso no había móvil. Reconoce que conocía la animadversión que tenían hacia la presidenta de la Diputación pero dice que nunca le hablaron de sus intenciones. 

La agente de Policía Local Raquel Gago ha prestado declaración y ha negado que fuera consciente de que Triana Martínez, hija de la autora confesa de los disparos que acabaron con la vida de Isabel Carrasco, hubiera escondido el bolso con el arma homicida, así como un fular y guates usados por Montserrat Martínez, dentro de su vehículo y camuflado dentro de otro bolso de lona de mayores dimensiones. "No sé por qué Triana metió el arma en mi coche, pero desde que eso pasó no he tenido vida".

 

Gago ha precisado que ella se encontraba hablando con un controlador de la ORA y que vio acercarse a Triana Martínez con la que tenía una relación de amistad. "Me dijo hola y pasó de largo, yo esperaba que se parase a hablar con nosotros. Me dice que si tengo el coche abierto, no sé si pregunta o afirmación, y yo accionó instintivamente el mando a distancia que lo tenía en la mano".

 

En ese momento, ha precisado, no sintió que se abriera la puerta ni vio que Triana introdujera nada en su interior. "Que yo me diese cuenta en ese momento no dejo nada en el coche", ha precisado, aunque ha reconocido que tuvo que ser en ese momento cuando Triana dejó el bolso con el revólver dentro de su coche.

 

Después de esto, Raquel ha explicado que Triana dijo "voy a la frutería y ahora vengo" y que ella se percató de su ausencia cuando terminó de conversar con el controlador de la hora. Entonces decidió llamar a su amiga. "Me doy cuenta que no ha vuelto, yo me iba a ir, ya no me lo cogió (el teléfono) es posible que estuviera detenida", ha agregado.

 

Raquel ha asegurado que posteriormente ella se dirigió a una clase de restauración y que un compañero de trabajo le llamó y le comentó que habían matado a Isabel Carrasco y que su amiga Triana y su madre estaban allí y que podrían estar involucradas. "Yo pensé que eso era imposible, creí que eso no podía ser real, como no me dijo que era seguro pensé que se tenían que haber equivocado".

 

En cuanto a cómo encontró el arma dentro de su coche, Raquel Gago ha explicado que siempre lleva "de todo", tanto en el interior del coche como en el maletero, "muchas cosas, revistas, cosas de comer, cosas para clase, bolsas" y que no se percató hasta 30 horas después que tenía el bolso que había depositado Triana en su coche. "Yo empecé a recordar todo cuando veo el bolso", ha reiterado.

 

ENCONTRÓ "ALGO BRILLANTE"

 

Gago ha indicado que encontró el arma cuando intentaba sacar unas garrafas de agua que se encontraban en el interior de su coche y que al romperse una de las garrafas mueve las cosas que tenía en el interior del coche y comprueba que está el bolso que había depositado Triana y dentro ve "algo brillante" que identifica como parte de un arma. "Al quitar el agua veo algo brillante que identifico como parte de un arma y empiezo a contar todo lo que había pasado".

 

En ese momento, Raquel ha dicho que se encontraba con su amiga Leticia y con su hermana y que decidió llamar a un Policía Nacional, Nacho, para contarle lo ocurrido. "Fue un flash" ha insistido porque, según su versión, fue en ese momento cuando se dio cuenta de todo lo que había ocurrido hasta ese momento.

 

A preguntas del fiscal, Gago ha dicho que exactamente no estaba bloqueada, pero que no se podía creer todo lo que había ocurrido. "Yo no sé lo que es bloquear, no me lo podía creer, no me podía creer que eso era verdad".

 

En cuanto a la animadversión que Triana y su madre, Montserrat, tenían por la presidenta de la Diputación, Raquel ha reconocido que lo sabía y que conocía que odiaban a la política leonesa, así como que había perjudicado a Triana, aunque ha insistido en que su amiga nunca le confesó que querían matar a Isabel Carrasco y ni que ésta había intentado besarla.

 

NINGUNA ENEMISTAD CON CARRASCO

 

Además, a preguntas de su propio letrado, Fermín Guerrero, Raquel ha negado cualquier tipo de enemistad con Isabel Carrasco a la que ni siquiera conocía personalmente "sólo de los medios de comunicación" y ha afirmado que la política tampoco había perjudicado a ningún miembro de su familia. También ha declarado que no tenía ningún tipo de relación con Triana más allá de amistad.

 

Por otro lado, Raquel Gago también se ha referido a un informe de localización en el que se analizan los posicionamientos de las tres implicadas a través de las conexiones de datos y de las llamadas telefónicas entre el 5 de abril y el 7 de mayo.

 

La agente de Policía Local que ha dicho que este informe "no es real" y que tiene "muchos errores" porque, en lo que se refiere a ella, "hay disparidad de movimientos y lugares muy lejanos con horas muy próximas".