Rajoy se compromete a hacer una "distribución ordenada" en el reparto del déficit público

El presidente del Gobierno ha clausurado la Interparlamentaria del PP celebrada en el Parador de Salamanca.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este sábado que hay que seguir reduciendo el déficit público y se ha comprometido a hacer una "distribución ordenada" en el reparto de los nuevos objetivos entre todas las administraciones públicas. Dicho esto, se ha mostrado convencido de que llegarán a "un entendimiento" y a un "acuerdo entre todos".

 

"Haremos una distribución ordenada entre todas las administraciones, la autonómica, la central y la Administración de la Seguridad Social", ha declarado Rajoy en la clausura de la XIX Interparlamentaria del PP celebrada en Salamanca, unas jornadas marcadas por la 'rebelión' interna abierta en las filas del partido por el déficit. Algunos 'barones' del PP rechazan el déficit a la carta por considerar que se quiere beneficiar a Cataluña.

 

De hecho, minutos antes que Rajoy, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha calificado de "irritante" la actitud de Artur Mas en este debate que exige "un margen más ventajoso" que el de los demás para emplearlo en "separarse de los demás". Por eso, ha dicho que será "un esfuerzo inútil intentar contentar al que nunca se va a dar por satisfecho y hace de la diferencia su única razón de ser".

 

Como ha venido haciendo en los últimos días, el jefe del Ejecutivo ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad. "Estoy convencido de que vamos a llegar a un entendimiento y a un acuerdo entre todos. Ya se sabe que los intereses no coinciden muchas veces", ha manifestado, recordando que él es gallego y es consciente de que el envejecimiento de la población en esa comunidad es un factor importante. Sin embargo, ha insistido en que, como son "seres humanos civilizados  y sensatos", alcanzarán ese acuerdo, porque es su "obligación".

 

RAJOY DICE QUE NO ESTÁ 'CERRADO'

 

Antes de abandonar el Parador de Salamanca, donde se ha celebrado la Interparlamentaria del PP, Rajoy ha asegurado en una conversación informal con los periodistas que el reparto del déficit no está cerrado y ha subrayado que este debate no le preocupa, porque este tipo de asuntos se solucionan hablando.

 

 

 

 

Al ser preguntado directamente si el déficit de Cataluña será mayor que el de Castilla y León, el jefe del Ejecutivo no ha dado respuesta a esta cuestión y ha optado por el silencio. Sí que ha respondido Juan Vicente Herrera, que ha recordado que hasta el momento su comunidad ha tenido menos déficit que Cataluña.

 

Durante su intervención, Rajoy ha asegurado que van a seguir reduciendo el déficit pero "en una senda más relajada", de forma que el crédito "no ahogue". "Vivir del crédito de los demás es malo siempre. Hay que seguir", ha abundado, para destacar que la negociación con Europa ha permitido flexibilizar esa senda y situar el déficit en el 6,3 por ciento, lo que permitido ahorrar "18.0000 millones de recortes este año".

 

El presidente, visiblemente acatarrado, ha explicado que la reducción del déficit es "instrumental" para conseguir el objetivo capital del Ejecutivo, que es "crecer, crear empleo y mejorar los niveles de bienestar de la gente". "Pero hay que seguir reduciendo el déficit porque vivir del crédito de los demás es malo siempre", ha abundado.

 

A renglón seguido, ha explicado que la negociación con Europa para flexibilizar esa senda hasta el 6,3 por ciento ha permitido ahorrar "18.0000 millones de recortes este año". También ha defendido las previsiones económicas que ha aprobado su Gobierno, que ha calificado de "razonables", y ha resaltado que el objetivo ahora es "superarlas".

 

LEY DE ESTABILIDAD, TODOS TRABAJANDO POR UN OBJETIVO NACIONAL

 

Además, ha querido subrayar que la Ley de Estabilidad Presupuestaria es una de las reformas más importantes realizadas por España en los últimos treinta años, que permite que todas las comunidades trabajen en el objetivo "común" y "nacional" de corregir el déficit. "En España por primera vez en muchos años todos hemos tirado del mismo carro", ha resaltado, tras elogiar los "grandes esfuerzos" realizados por todas las administraciones.

 

 

Asimismo, ha hecho hincapié en algunos de los efectos positivos de las reformas que ya empiezan a notarse como la mejora del sector exterior, la bajada de la inflación o la reducción de la deuda externa. También ha señalado que la reestructuración del sector financiero empieza a surtir efectos.

 

"Por tanto, lo que estamos haciendo empieza a producir efectos en los desequilibrios", ha resaltado, para agregar que la prima de riesgo ha bajado considerablemente de los 600 al entorno de los 300 puntos, las administraciones y grandes empresas se pueden financiar más barato, se están ahorrando intereses y "vuelven" a España las inversiones extranjeras.

 

DICE QUE MONTORO NO QUERÍA SUBIR IMPUESTOS

 

Rajoy ha dicho que tuvieron que tomar decisiones "muy difíciles" como subir los impuestos. "Nadie quería subirlos, el que menos el ministro de Hacienda", ha exclamado, tras justificar esa decisión en la necesidad de evitar el "famoso" rescate de España por el que todos le preguntaban hace unos meses.

 

"Ya nadie en pregunta por el rescate, porque hemos tenido que tomar decisiones muy fastidiadas y desagradables, como subir impuestos, que contravenían nuestro programa", ha señalado, para agregar que si no hubieran realizado esa subida impositiva, no habrían reducido el déficit y tendrían ahora "un problema". Dicho esto, ha avanzado que "en esta legislatura" bajarán los impuestos -no ha especificado cuáles-- y habrá crecimiento económico y creación de empleo.

 

LA REFORMA DE EDUCACIÓN

 

Rajoy ha repasado algunas de las reformas pendientes, como la reforma de las Administraciones Públicas, la Ley de Emprendedores -que "verá la luz en mayo"-, la Ley de Unidad de Mercado, la reforma de la energía o la nueva Ley de Educación aprobada este viernes en el Consejo de Ministros. Sobre esta última norma, ha dicho que los datos del informe PISA sobre España "obligan" a cambiar el sistema educativo actual.

 

Rajoy ha saludado el encuentro que mantuvo en Moncloa el pasado jueves con los agentes sociales. "Fue muy bien. Les dije lo que pensaba y con claridad. Yo no veo un gran acuerdo global porque hay muchas cosas en las que es muy difícil que podamos entendernos", ha dicho, poniendo como ejemplo la reforma laboral, una norma que los sindicatos exigen su retirada.

 

Sin embargo, ha señalado que hay "muchas cosas" en las que se pueden entender, como las cuestiones de política europea, la moderación salarial  o el control de los precios públicos. Además, ha señalado que ha acordado con los sindicatos hablar sobre la reforma de las pensiones, la reforma de la administración o la política de formación.

 

A su entender, hay un diálogo que "tiene sentido llevar a cabo" sobre reformas concretas, ya que hay "muchas cosas que se pueden pactar".  "Lo único que no podemos hacer son las políticas que nos han traído hasta aquí", ha dicho, para asegurar que esas políticas "son la ruina" y los españoles votaron por "un cambio".

 

Rajoy ha dedicado la última parte de su discurso a pedir a los dirigentes del PP que expliquen "hasta la saciedad las cosas a la gente". Aunque ha dicho que "lo normal" es que se critique al Gobierno, su Ejecutivo "tiene un rumbo" y lo "está haciendo" pero hay que explicar a los ciudadanos por qué están tomando decisiones que no iban en su programa electoral. "Es más agradable gobernar en otras situaciones pero nos ha tocado ahora. Para situaciones fáciles vale cualquiera. Os pido que nos ayudéis", ha concluido.

 

Rajoy, a su llegada a la Interparlamentaria popular en el Parador de Salamanca (Foto: Rivas)
Ver album