Rajoy dice que "evidentemente" optará a una investidura

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado que presentará "evidentemente" su candidatura para la reelección, a la espera de su audiencia con el Rey, ya que su "único planteamiento" es que haya nuevo Ejecutivo en el plazo de 15 días.

En declaraciones a la prensa antes de presidir en el Museo del Prado el acto de entrega de condecoraciones de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, el líder del PP se ha remitido a su audiencia de este viernes con Felipe VI --"lo que tenga que decir al Rey, se lo diré al Rey"-- y ha aprovechado para recordar al resto de partidos, especialmente al PSOE, que es el momento de "dar la talla".

Rajoy ha salido al paso de las críticas, alguna internas, por su inmovilismo a la hora de buscar los acuerdos necesarios para que el PP pueda repetir en el Gobierno. Según el presidente, el único con el que no ha hablado ha sido con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, por la negativa de éste. "Si no quiere hablar con el PP, yo no puedo hablar", ha reconocido.

El líder del PP ha asegurado que se siente "con todas las fuerzas" para repetir otros cuatro años y, remitiéndose a los más de siete millones de votos del pasado 20 de diciembre, ha insistido en que su idea es la de formar un Gobierno inspirándose en "países con coaliciones" como Alemania, Austria o Finlandia. "Detrás de un Gobierno se pueden hacer muchas cosas", ha comentado en alusión a los posibles socios y tras subrayar que el país necesita "reformas para muchos años".

Aludiendo al último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rajoy ha reclamado que no se pierda la "oportunidad" de consolidar la recuperación y de crear empleo --"nadie habla de eso", ha lamentado--, un mensaje que ha lanzado especialmente a los partidos que, según él, "han ganado las elecciones", citando a PP y PSOE, e incorporando a Ciudadanos por su defensa de la Constitución. "Es una magnífica oportunidad para hacer algo sensato", ha enfatizado.

ESPECTÁCULO POCO EDIFICANTE

Rajoy ha sido especialmente crítico con la posición mantenida hasta ahora por Pedro Sánchez, a quien ha pedido que "se relaje de cuando en cuando". Concretamente, le ha reprochado que esté buscando ser presidente del Gobierno basándose en un "espectáculo poco edificante" y un "disparate", al pretender ser apoyado por una "coalición de ocho o nueve partidos", algunos de ellos, además, partidarios abiertamente de acabar con la unidad de España, según sus propias palabras.

El presidente del Gobierno en funciones ha pedido a los socialistas que piensen en la imagen que se puede proyectar hacia el exterior. "Estamos asistiendo a un espectáculo poco edificante y nosotros desde luego vamos a dar la batalla", ha dicho sobre el PP y su intención de presidir el próximo Ejecutivo.

DEFENSA DEL DIÁLOGO Y LA INCLUSIÓN

En su intervención final tras las condecoraciones de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, Rajoy ha hecho una defensa cerrada del "diálogo y la inclusión" frente a los "muros artificiales" que tratan de levantar algunos en las sociedades actuales. En este sentido, se ha remitido a los grandes pensadores españoles para ensalzar el "ideal de concordia" y para sostener que una de las máximas democráticas en la actualidad es que "ningún español se sienta excluido de ese gran proyecto que es España".

Además, ha defendido el "patrimonio de todos", un privilegio pero también, ha dicho, una deuda y una responsabilidad, y se ha referido a "lo que en otros tiempos se llamó la felicidad de España" para sostener que esto sólo se puede proyectar hacia el futuro con diálogo e inclusión para, de esta forma, "escribir páginas aún más brillantes".