Rajoy desprecia con ironía la candidatura de Sánchez, al que acusa de haber engañado al Rey

Rajoy en el discurso de investidura

El presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recurrido a la ironía para despreciar la candidatura del socialista Pedro Sánchez a la investidura como presidente del Ejecutivo y le ha acusado veladamente de haber engañado Rey.

"Yo no engañé a nadie, ni al Rey, ni a esta Cámara ni al conjunto de los españoles", le ha dicho el presidente del PP en su intervención en el Pleno de Investidura en el Congreso de los Diputados, en la que ha dejado claro que el aspirante socialista no puede contar con los votos 'populares'.

Rajoy ha calificado de "bodevil" la estrategia del PSOE y de Sánchez, que ha llegado a la Cámara Baja para una "investidura de ficción": "Sin apoyos, esperando que los demás arreglen lo que usted no ha querido arreglar porque ustedes estaban pensando en algo que le importa mucho más, su propia supervivencia".

El dirigente 'popular' ha comparado además con sarcasmo el acuerdo del PSOE con Ciudadanos con el Tratado de los Toros de Guisando, por el que en el siglo XV se designa a Isabel heredera del trono de Castilla, tras lo cual se casó con Fernando, heredero de Aragón. "Sin duda, los niños lo estudiarán en la escuela junto al compromiso de Caspe y los Pactos de la Moncloa", ha ironizado.

 

Otras frases ambiguas, como que él no había necesitado un mes para saber que no podía ser investido o el reproche a Sánchez de que no había movido un dedo para intentar formar gobierno de verdad, han sido acogidas con ironía por los diputados socialistas y con una media sonrisa por el propio líder del PSOE.

 

Sin embargo, coletillas como "Ya verá cómo lo entienden a pesar de ser ustedes" o "Podría haber averiguado que no sumaba para formar gobierno incluso usted" han soliviantado en las filas socialistas, desde donde le han recriminado a Rajoy en varias ocasiones su "superioridad intelectual" o que fuera "un faltón". "¡Qué nivel!", le han llegado a reprochar con sorna.

 

Además, las acusaciones del presidente del PP sobre que Sánchez ha "engañado" a los ciudadanos al decir que podía formar gobierno o que fue él quién bloqueó la situación al impedir un ejecutivo 'popular' también han molestado a los socialistas, que han negado ostensiblemente con la mano la afirmación de Rajoy de que la propuesta de reforma federal de la Constitución que propone el PSOE es "lo mismo" que lleva planteando él varios años.

 

Los cruces de críticas también se han sucedido entre diputados de ambas bancadas, como cuando un socialista se ha congratulado de que Rajoy anunciara el fin de su discurso porque "después de cuatro años, ya basta", y alguien desde los escaños del PP le ha respondido con un agrio "Pero qué tonto eres".

Noticias relacionadas