Rajoy defiende la decisión y el PSOE pide la dimisión de Wert

Argumenta que "la mejor defensa de la educación pública es resolver los problemas tan graves que tiene"


MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recalcado en el Senado, durante la sesión de control al Gobierno, que el Ejecutivo hará con las becas Erasmus "exactamente" lo mismo que hizo el año pasado. Así respondía el jefe del Ejecutivo al senador socialista Marcelino Iglesias, que ha señalado que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, debería dimitir por lo que ha calificado de un "desatino".

Marcelino, que le preguntaba sobre la reforma educativa, ha agregado una pregunta explícita a Rajoy sobre lo que va a ocurrir con las becas Erasmus. Ambas intervenciones se han llevado a cabo entre aplausos y reproches de ambas bancadas parlamentarias y los llamamientos al silencio para que pudieran seguir las intervenciones han sido numerosas.

"Con las becas Erasmus vamos a hacer exactamente lo mismo que hicimos el pasado año, como acaba de contarle el ministro de Educación a los medios de comunicación", ha señalado Rajoy, que ha lamentado que el senador no se hubiera "enterado" del anuncio de Wert y ha esperado contar con el "pleno y total" apoyo del PSOE.

El parlamentario socialista ha asegurado que sí ha escuchado al ministro, aunque se ha mostrado confuso porque, según ha apuntado, Wert "dijo una cosa el 29, otra ayer y otra hoy". En este sentido, ha insistido en que el que tiene poner orden en el Gobierno es el jefe del Ejecutivo para no organizar un "sobresalto" a los becados erasmus.

Además, ha apuntado que desconoce si el ministro ha añadido en esa comparecencia que, "como ha metido la pata", se va. "Es lo que creo que un ministro razonable tendría que hacer tras el sobresalto que ha organizado", ha señalado.

Posteriormente, en declaraciones a los medios en el pasillo del Senado, Iglesias ha asegurado que no se ha enterado de las palabras del titular de Educación porque "ha dado la rueda de prensa media hora antes de entrar en el pleno".

RAJOY AL PSOE: "QUÉDENSE CON SU INMOBILISMO"

Durante el pleno, Iglesias también ha indicado que igual que Wert ha rectificado en esta decisión, el Ejecutivo "también debería rectificar" en una ley de Educación "que no apoya nadie". Ante esta apelación, Rajoy ha acusado al PSOE de vivir "de espaldas a la realidad" al decir que el sistema educativo español no necesita reformas. "Quédense con su inmobilismo", ha declarado Rajoy, para añadir que él no se va "quedar quieto" porque sería "un irresponsable".

Del mismo modo, ha apuntado que "la mejor defensa de la educación pública es resolver los problemas tan graves que tiene". "Con los problemas de paro juvenil, con los problemas de formación, con las cualificaciones, con los problemas de abandono escolar y de fracaso escolar, a mi como presidente me puede pedir lo que quiera, pero lo que no me puede pedir es que no haga nada", ha insistido Rajoy.

Por su parte, el senado socialista ha defendido la ley educativa socialista apuntando que su formación no está "atascando" el proceso ni diciendo que "no se puedan mejorar las cosas" sino que no están de acuerdo "en demonizar un sistema de educación que ha ido bien". Al respecto, ha apuntado que hay comunidades autónomas que con el sistema educativo anterior "tienen mejores resultados en el informe PISA que Finlandia y otras que tienen peores resultados". "No es un problema de la ley, tenemos otros problemas", ha declarado.

Finalmente, Iglesias ha recordado la historia del premio Nobel Santiago Ramón y Cajal que, según ha explicado, abandonó la escuela cuando era un niño para trabajar como barbero sacamuelas, para regresar más tarde al colegio. "Con su sistema, Ramón y Cajal hubiera sido un excelente barbero sacamuelas, pero nunca un premio Nobel", ha concluido Iglesias entre los aplausos de su bancada.

"Tengo una información para una parte de esta cámara, cuando Ramón y Cajal estudió no era el modelo socialista con el que se estudiaba en España", ha respondido Rajoy entre aplausos de los 'populares' y gritos de dimisión del PSOE.