Rajoy avisa a Mas que "no mirará para otro lado" y que los que no cumplen la ley son "enemigos" de los ciudadanos

Mariano Rajoy comparece en Moncloa por la resolución independentista

Tras el rechazo de la CUP a la investidura de Mas, destaca el "papel protagonista" que están teniendo "algunos extremistas" en Cataluña

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha criticado este jueves que el Gobierno catalán y los dirigentes promotores de la resolución independentista digan que no van a cumplir la suspensión del Tribunal Constitucional y ha subrayado que con ese comportamiento esos partidos se están convirtiendo en "enemigos de los ciudadanos" de Cataluña. Por eso, ha avisado de que si no cumplen la ley, su Ejecutivo "no mirará para otro lado".


En una rueda de prensa tras asistir a la Cumbre de La Valeta sobre Migración, Rajoy ha afirmado que decir que no se va a cumplir la ley es "lisa y llanamente desconocer lo que es el fundamento de una democracia y un Estado moderno". "¡Qué broma es ésta de que alguien diga que no está sometido a la ley y hace lo que estime oportuno y conveniente!", ha exclamado.

"No quiero que se malinterprete, pero yo no voy a mirar para otro lado porque estamos hablando del asunto más serio que tiene España en estos momentos. Las respuestas tienen que ser proporcionales y prudentes, pero yo no voy a mirar para otro lado", ha insistido el jefe del Ejecutivo, ante esa posibilidad de que se haga caso omiso a la suspensión del TC.

"NO HAY PREVISIÓN DE TOMAR NINGUNA OTRA DECISIÓN"

Al ser preguntado cuál es el siguiente paso que va a dar después de que el Gobierno catalán haya anunciado que no va a obedecer la suspensión de la resolución independentista, el presidente del Gobierno ha afirmado que "a día de hoy" no tiene previsto "tomar ninguna otra decisión".

En este sentido, ha calificado de "muy importante" la decisión del TC y ha puesto en valor el informe elaborado por el Consejo de Estado avalando el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno, algo que, a su juicio, demuestra que en España "las instituciones han funcionado". "Eso tiene que dar a todos una tranquilidad de cara a los acontecimientos que se puedan producir en el futuro", ha manifestado.

Y ante las afirmaciones de "algunos" de que no van a cumplir la ley, ha continuado, eso es "muy demostrativo" de la situación a la que "algunas personas han llevado a Cataluña". A su juicio, los que se están "comportando como enemigos de los ciudadanos de Cataluña son algunas fuerzas políticas que dicen cosas como ésa".

El presidente del Gobierno ha recordado que los 46 millones de personas que viven en España están sometidas a la ley y ha añadido que es precisamente de la ley la que permite ser cargo público y tomar decisiones.

Ante el hecho de que la decisión del TC no hable de la suspensión de cargos públicos como proponía el Gobierno en su recurso, Rajoy ha explicado que para él lo más importante es que se haya suspendido la resolución independentista, que era la "petición clave". Según ha añadido, no habrá "querido recordar a nadie" lo que dice la ley pero es una posibilidad de que esté ahí. "Lo que me importa en este caso como siempre es la mayor y la mayor es que se atendió a la petición de suspensión", ha enfatizado.

"ESTOY ARROPADO" POR LAS FUERZAS POLÍTICAS

Rajoy se ha mostrado convencido de que una parte "muy importante" de los partidos políticos van a apoyar al Gobierno en todos los pasos que vaya a dar, algo que ha puesto en valor porque la unidad nacional es algo que "preocupa" y "sienten" la inmensa mayoría de los españoles.

"Por tanto, estoy arropado", ha asegurado, para precisar que si en el futuro tiene que dar más pasos consultará con las demás fuerzas políticas porque son decisiones que hay que tomar con el apoyo de "una gran mayoría".

Es más, el jefe del Ejecutivo ha reconocido que cuenta con el respaldo de dirigentes europeos con los que ha mantenido "conversaciones privadas" y a los que resulta "sorprendente" que en una Europa democrática haya dirigentes que se quedan tan "tranquilos" afirmado que la ley "no les afecta".

Al ser preguntado qué legitimidad política puede tener Artur Mas, que ha liderado el proceso independentista, pero finalmente no ha sido investido presidente de la Generalitat tras el rechazo de la CUP, Rajoy ha dicho que no quería hacer un "juicio de valor" sobre la situación en la que está quedando la Generalitat, si bien ha apuntado al "papel protagonista" que están teniendo "algunos extremistas" en todo lo que está sucediendo en Cataluña.

NO VE UNA "SITUACIÓN LÍMITE" PARA APLICAR EL 155

Sobre si una nueva convocatoria electoral podría ser una solución a lo que está ocurriendo en Cataluña, Rajoy ha destacado que en Cataluña se han producido tres elecciones autonómicas en menos de cinco años y ha recordado que la última oferta de Artur Mas a la CUP habla de una moción de confianza en pocos meses.

"Lo ideal, lo razonable y lo sensato es que las legislaturas duren cuatro años", ha afirmado, para defender un adelanto de los comicios solo cuando "no se puede gobernar". Por eso, ha dicho que "lo ideal" en este momento sería una "rectificación" de los promotores de la resolución independentista y que su Ejecutivo no tuviera que plantear "más recursos" ante el Tribunal Constitucional o "tomar otra decisión" porque "las cosas hubieran ido a su cauce".

Ante la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, no como castigo sino como garantía de que no va a haber dejación en las competencias de la Generalitat, ha indicado que existe un Gobierno en funciones en este momento y "no hay ninguna razón que justifique" que haya que poner en marcha "procedimientos excepcionales". "No me parece que estemos en una situación límite en este momento", ha aseverado.

Sobre el hecho de que falte poco más de un mes para las elecciones y si lo que está ocurriendo puede influir en el voto a un partido, Rajoy ha admitido que cuando la gente apoya a una formación hará "balance" de lo que ha hecho estos años. Según ha agregado, su formación y otras van a dejar claro ante esos comicios que "España es España y a los españoles no se les puede quitar una parte de su territorio".