Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Rajoy avisa a IU de que revocar el artículo 135 de la Constitución conllevaría salir del euro

La reforma de 2011 no se hizo "por capricho"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este miércoles que no tiene intención ni deseo de reformar el artículo 135 de la Constitución, que según ha recordado no se cambió "por capricho", y ha advertido de que tomar una decisión de esas características supondría, de factor, salir del euro.

 

   Durante la sesión al control al Gobierno en el Pleno del Congreso, el presidente de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Cayo Lara, ha interpelado al presidente sobre su intención con respecto al artículo que consagra el pacto fiscal en la Carta Magna, y que modificó el anterior Ejecutivo socialista en agosto de 2011 con el apoyo del PP.

 

   Rajoy ha recordado que, además de haber respaldado esta reforma constitucional, una vez en el Gobierno la han desarrollado con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, y además han promovido un "gran esfuerzo de todos" para corregir el déficit y sanear las cuentas públicas. "Ninguna de las tres decisiones fue caprichosa", ha dicho.

 

   "Una de las lecciones que todos hemos aprendido con esta crisis es la necesidad de mantener las cuentas públicas en orden, y para ello nada mejor que contar con un marco de disciplina presupuestaria en todos los niveles de la administración. El déficit sólo lleva a una pérdida de riqueza, a poner en riesgo del Estado del Bienestar y a una pérdida de capacidad de decisión sobre la política económica", ha añadido.

 

CONDICIÓN PARA ENTRAR EN EL EURO

 

   A renglón seguido, Rajoy ha recordado que la "disciplina presupuestaria" no es nada nuevo y que, de hecho, ya era una condición para poder entrar en el euro. Pero, además, desde que se aprobó el Pacto Fiscal Europeo "todos los estados miembros están obligados a recogerlo en su propio texto constitucional".

 

   Y dar marcha atrás ahora con respecto a esta medida significaría, según el presidente, "estar yéndonos de la zona euro", cosa que ni él "ni una mayoría de la Cámara" desea. "Por tanto, no está entre mis prioridades ni es intención mía, sino al contrario, plantear una reforma de la Constitución para suprimir el artículo 135", ha zanjado.

 

   Cosa distinta es, ha reconocido, el ritmo de reducción del déficit o la necesidad de que las instituciones comunitarias tomen decisiones que faciliten esta tarea a los estados miembros, cosa que Rajoy comparte, pero sin poner nunca en duda la necesidad de estabilidad presupuestaria porque los desequilibrios "no son buenos" para nadie y porque "luchar contra el déficit público es lo mismo que luchar contra la falta de crecimiento económico, de empleo y de mejora del nivel de bienestar y riqueza del conjunto de los españoles".

 

AUDITAR LA DEUDA ILEGÍTIMA

 

   Sin embargo, para el coordinador federal de IU la aplicación del artículo 135 de la Constitución "se llama hambre" y conlleva "entregar la soberanía nacional a la troika y a los mercados financieros." "Cuando sellaron en la Constitución que el pago de la deuda y los intereses gozará de prioridad absoluta propiciaron la destrucción de empleo público, incrementaron la pobreza, la exclusión social, la pérdida de la dignidad de muchas personas, el hambre y los recortes en sanidad, educación y servicios sociales", ha acusado.

 

   En particular, para Lara los 100 millones de euros diarios que suponen los intereses de los créditos son "intolerables" además de "radicalmente incompatible" con el pago del principal y con la protección de los servicios públicos. "Hay que plantarse ante el pago de los intereses. El déficit no puede ser la coartada para recortar la sanidad y la educación, reducir los servicios en los ayuntamientos y justificar su privatización", ha dicho.

 

   Por ello, desde la Izquierda Plural reclaman una "urgente" auditoría de los créditos que tiene suscritos el Estado español con el objetivo de "conocer qué parte es ilegítima" y poder "plantarle cara y negociar" su pago. En este punto, Lara ha negado que una decisión de este cariz conllevara la salida del euro.

 

   "Hay que reducir el déficit y la dependencia del crédito, pero no por la vía de los recortes, que llevan a un círculo vicioso que hunde el consumo y la economía, y sí por la vía de más ingresos, luchando contra el inmenso fraude fiscal y con una reforma fiscal que grave los beneficios del capital, el impuesto de sociedades de las empresas y las grandes fortunas, que son las que menos pagan", ha insistido.

 

   Por todo ello, el líder de IU-ICV ha instado al Ejecutivo a suprimir la modificación del artículo 135 de la Constitución y "plantar cara a la troika". "Queremos recuperar nuestra soberanía y garantizar los derechos básicos que están recogidos en al Constitución. Sí se puede, como dicen muchas voces en este país. Es sólo cuestión de voluntad política", ha concluido.

 

   En su réplica el presidente ha rechazado la posibilidad de no pagar parte de la deuda o sus intereses porque "si no, simplemente, nadie prestará nunca" a España y el Gobierno no podrá financiar los servicios públicos, las infraestructuras y el Estado del Bienestar. Además, ha insistido en que esta decisión supondría "directamente la salida del euro". "Otra cosa es que usted no lo quiera explicitar así", ha espetado a Lara.