Rajoy apela en Ávila a grandes consensos para los temas de Estado

Mariano Rajoy, junto a Suárez Illana, en la Plaza de Adolfo Suárez de Ávila. / Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

La defensa de la nación española, la lucha contra el desempleo, la protección de las personas y el respeto a la ley serán los cuatro grandes objetivos de la legislatura para el PP y Mariano Rajoy, según ha manifestado este viernes en el acto de apertura de campaña que ha realizado en Ávila junto a Adolfo Suárez Illana, con quien ha realizado una firme defensa de la Constitución.

Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, ha abierto este viernes la campaña electoral con un acto celebrado en la Plaza de Adolfo Suárez de Ávila en el que ha estado acompañado por Adolfo Suárez Illana.

 

Junto a la estatua del artífice de la Transición, Rajoy se ha mostrado partidario del consenso entre las principales fuerzas políticas sobre temas de interés nacional como la Constitución, la unidad nacional, la igualdad entre los españoles, la política contra el terrorismo, y la política exterior.

 

En esta línea, el candidato del PP ha asegurado que si los españoles le otorgan su confianza el próximo 20 de diciembre, el PP gobernará "con una política basada en convicciones, si, pero también con moderación, espíritu de diálogo y tolerancia".

 

Durante su intervención, Rajoy hizo hincapié en la imagen de unión que los partidos españoles están ofreciendo ante el terrorismo, especialmente el yihadista, y realizó un alegato en favor de la Constitución, señalando que "se puede cambiar y adaptar, ya lo hemos hecho dos veces, pero hay que hacerlo con un consenso como el que logró Adolfo Suárez".

 

Mariano Rajoy destacó como objetivos de su formación la lucha contra el desempleo, con previsiones de crear hasta dos millones de empleos en la próxima legislatura; "cuidar a las personas", objetivo que relacionó directamente con la creación de empleo; la defensa de la nación española, apuntando que "la unidad de España y la igualdad de los ciudadanos ni se toca ni se negocia"; y el respeto a la ley, que, en clara referencia a la cuestión secesionista catalana, manifestó que "todos debemos cumplir la ley, incluído el presidente de la Generalitat".

 

Rajoy fue presentado por Adolfo Suárez Illana quien, junto a la estatua de su padre, pidió el voto para el Partido Popular. A pesar de que, según afirmó, tiene buena relación con Pedro Sánchez y Albert Rivera, señaló que Rajoy "con sus aciertos y errores, que también los ha tenido, ha conseguido que hoy tengamos una esperanza muy distinta a la que teníamos hace cuatro años, por lo que merece ser digno de nuestra confianza".

 

Suárez Illana explicó que los retos que va a enfrentar el próximo presidente "requieren de una extraordinaria capacidad para analizar la información, una extraordinaria templanza para poder escoger entre las opciones y una extraordinaria experiencia para poder sacarnos de una situación de la que aun no hemos salido", por lo que se encomendó a "las manos expertas" del candidato Popular.