Rajoy, ante 'la que se avecina': defiende el bipartidismo y que gobierne la lista más votada

En cuanto a si teme a nuevas informaciones sobre corrupción que puedan afectar al PP, Rajoy lo ha dicho que "en absoluto" y ha añadido que "salga lo que salga" actuará "igual que hasta ahora" y los jueces contarán con "el total y absoluto apoyo del Gobierno". 

 

"NADIE ESPERA QUE YO ME PONGA A BAILAR"

  

Al ser preguntado cuál ha sido el mejor momento de la legislatura, ha citado cuando la prima de riesgo bajó o cuando le comunicaron en octubre de 2013 que empezaba a crearse algo de empleo. Entre los peores momentos ha citado el accidente de avión de Los Alpes y no ha querido entrar en otros momentos negativos. "¿Por qué hay que ser tan pesimista? Hablemos de las cosas positivas", ha enfatizado.

  

Aunque estas semanas se le haya visto en bares e incluso cocinando,  ha descartado que se le pueda ver bailando en la campaña electoral. "Nadie se espera que yo me ponga a bailar", ha exclamado, si bien ha reiterado que hará un esfuerzo para explicar a la gente lo que el PP quiere "hacer en el futuro". "Somos un gran país. Pues sí, hay cosas que mejorar, pero oiga, que partimos de una buena base", ha concluido.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido el bipartidismo de PP y PSOE que ha estado vigente más de 30 años porque "ha funcionado y puede seguir funcionando en el futuro". Además, ha reconocido que no se ha explicado bien estos años y que su "principal rival" es él mismo, por lo que en campaña tendrá que "hacer un esfuerzo" para que los españoles que confiaron en él hace cuatro años "vuelvan a hacerlo ahora".

  

En una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, el jefe del Ejecutivo ha admitido que tiene que dedicar las próximas semanas a hacer "pedagogía" para explicar a los ciudadanos lo que han hecho estos cuatro años y que hay que "perseverar" en las mismas políticas. "Tengo que explicar y dedicarle mucho tiempo a por qué hicimos eso y cuáles son los resultados que se han conseguido", ha enfatizado.

  

Sobre un posible pacto con Ciudadanos, no ha querido entrar en posibles acuerdos de futuro, si bien ha señalado que "al final lo importante es el programa". En este punto, ha dicho que a él lo que le interesa es que continúe una política económica que "ha evitado el rescate" y "hoy" hace que España crezca y cree empleo. "Creo que hay que mantenerla", ha proclamado.

  

Dicho esto, ha recalcado que lo "más democrático", "razonable", "sensato" y "justo" es que gobierne el candidato más votado en las elecciones del 20 de diciembre y ha criticado la política de pactos impulsada por el PSOE  tras las elecciones municipales que desalojó al PP del poder en muchas CCAA y ayuntamientos pese a ser los más votados. Por eso, ha insistido en que "lo mejor" es "respetar las decisiones que toman los ciudadanos".

  

Preguntado entonces si está dispuesto a dejar de liderar el Gobierno si así lo exige Ciudadanos para que el PP siga gobernando, Rajoy ha eludido entrar en esa cuestión y ha insistido en que se tiene que "emplear a fondo" en las próximas semanas para explicar por qué el proyecto del Partido Popular "tiene que seguir gobernando España".

  

A renglón seguido ha realizado una férrea defensa del bipartidismo como la mejor opción para España porque es un sistema "que ha sido bueno para España". Es más, ha indicado que en los países donde se genera más empleo y riqueza hay "fundamentalmente" dos grandes fuerzas, como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania o Francia. "En España ha funcionado y puede seguir funcionando en el futuro, pero lo que importa es lo que la gente decida", ha aseverado.

 

LA CORRUPCIÓN, HA "PERJUDICADO MUCHO" AL PP

 

  

En cuanto a si teme a nuevas informaciones sobre corrupción que puedan afectar al PP, Rajoy ha dicho que "en absoluto" y ha añadido que "salga lo que salga" actuará "igual que hasta ahora" y los jueces contarán con "el total y absoluto apoyo del Gobierno". Además, ha reconocido una vez más que los casos de corrupción les ha "perjudicado mucho", más que las medidas económicas.

  

Rajoy ha sacado pecho de las medidas que se han puesto en marcha esta legislatura y ha afirmado que han "expulsado a todas aquellas personas" del PP que "estaban involucradas en casos de corrupción". A su entender, va a ser "mucho más difícil" que en el futuro se cometan casos de corrupción.

  

Ante la progresiva pérdida de apoyos del PP en las europeas y después en las municipales y autonómicas, el jefe del Ejecutivo lo ha achacado a que les ha tocado gobernar en el "momento más difícil" porque España estaba "al borde del rescate" y era el "enfermo de Europa". Según ha añadido, eso "obligó a tomar decisiones muy difíciles y complicadas" aunque ha dicho que hizo "lo que creía que tenía que hacer".

Noticias relacionadas