'Rajada' de Alonso: "Es vergonzoso; me adelantan como si fuera en un GP2"

El asturiano reconoció que, a pesar de su enfado, sigue confiando plenamente en el equipo aunque admitió que es "duro" ser adelantado por Ericsson.

El piloto español Fernando Alonso (McLaren) finalizó este domingo muy frustrado el Gran Premio de Japón con su undécima posición y se quejó una vez más de la unidad de potencia de su monoplaza, comparando el motor con el de un coche de GP2, al mismo tiempo que afirmó que fue "duro" ser adelantado por Marcus Ericsson (Sauber) tras ver que los pilotos que iban por detrás de él "cometen errores" en las curvas.

  

"Me pasan en las rectas como si fuera un GP2. Esto es vergonzoso, muy vergonzoso", afirmó por la radio del equipo durante la carrera, para luego matizar sus palabras. "Después de ganar dos veces el Gran Premio de Japón si tengo que firmar el undécimo vamos mal, pero es lo que hay y es un buen resultado después de dos abandonos en Italia y Singapur, y poder acabar con los dos coches y recoger bastante información seguramente va a ser muy útil pero no deja de ser 'durillo' y no hay por qué esconderlo. He disfrutado poco durante la carrera", manifestó.

  

El asturiano reconoció que, a pesar de su enfado, sigue confiando plenamente en el equipo aunque admitió que es "duro" ser adelantado por Ericsson. "Esta carrera ha sido muy importante para nosotros. Tienen mi apoyo. Toda la gente de Honda cuando te ve viene y te dice 'perdón, estamos haciendo todo lo que podemos, ten paciencia'. Así que el apoyo sigue siendo el mismo, pero cuando te adelanta Ericsson... es duro", explicó.

  

La frustración del bicampeón del mundo responde a cómo ha visto que ha sido adelantado por falta de potencia en el motor después de una buena salida. "Siempre que hacemos una buena salida o estamos en una posición delantera, luego volvemos a nuestra posición natural. Es frustrante porque ves cuando te adelantan como van en las curvas, cometiendo errores, pasándose de frenada y luego llega la recta y te adelantan así... Es frustrante, pero es lo que toca este año", argumentó.

  

"A veces miras por el retrovisor, salen patinando, como si fuese rally, y de repente miras a mitad de recta y ya están rueda con rueda, así que es lo que toca ahora, y cuando salimos demasiado delante o hacemos una buena arrancada, luego nos toca estar en estas batallas frustrantes", añadió.

  

A pesar de los inconvenientes, Alonso optó por ser optimista y ver el vaso medio lleno. "Es una experiencia positiva para el equipo por terminar con los dos coches, tras resolver un problema de temperatura que tuvimos con el cambio en Singapur, por tanto de cada problema que tenemos vas aprendiendo lecciones y que no se vuelvan a repetir es el objetivo de estas carreras", concluyó.