Rafael Martínez se defiende: "Desde agosto yo no soy el dueño del hotel Marqués de la Ensenada"

Entrada al hotel Marqués de la Ensenada, empapelada con alusiones a Rafael Martínez. GABRIEL TRUJILLO

El empresario asegura a TRIBUNA VALLADOLID que vendió el negocio a los hermanos Navarro. "Soy una víctima más de sus incumplimientos".


 

El empresario Rafael Martínez afirma que no es responsable del cierre del hotel Marqués de La Ensenada porque a principios del mes de agosto vendió el negocio a los hermanos Navarro, también dedicados a la actividad hotelera y con experiencia en la provincia de Valladolid tras gestionar un establecimiento que cerraron en Medina del Campo.

 

Rafael Martínez prefiere evitar más detalles sobre el abrupto cierre del hotel Marqués de la Ensenada ya que ha puesto el caso en manos de sus servicios jurídicos. No obstante, en declaraciones a TRIBUNA VALLADOLID reitera que la propiedad "no es mía desde agosto. Y no se trata de un acuerdo privado, se firmó ante notario", asegura.

 

Este punto, clave para desentrañar la situación que ha vivido el hotel en los últimos días, también ha sido confirmado por TRIBUNA VALLADOLID. Rafael Martínez se considera una víctima más de la situación generada por los hermanos Navarro. "Me deben dinero. Puedo demostrar que se me devolvieron varios pagarés y quedan pendientes de extender otros que no he tramitado para evitar incurrir en más gastos", asegura para cifrar la deuda en "más de la mitad" de lo acordado.

 

Entender las claves que situaron a Rafael Martínez durante el literal desmantelamiento del hotel será el siguiente capítulo que el empresario quiere y debe aclarar, pero siempre con asesoramiento. "No tengo ningún problema en decir nada, pero en estos días se han dicho muchas cosas inciertas sobre mí; que si relación con rusos, que si había alquilado el hotel... De verdad, yo fui a Valladolid a cobrar porque se me debe dinero desde hace tiempo", insistió.

 

Según ha podido conocer TRIBUNA VALLADOLID, Martínez vendió el hotel a los empresarios catalanes Alejandro y Pablo Navarro Vallejos en agosto de 2016 pero la situación económica ya venía con un arrastre complicado desde un año antes. Fue cuando se adoptaron decisiones estratégicas comprometidas, como desmontar el equipo de cocina que había dirigido el restaurante La harinera y apostar por otra estrategia subcontratada.

 

El hotel Marqués de la Ensenada fue promovido por el empresario vallisoletano Francisco Capellán. Desde su gestión, buscó una alianza con la central de reservas Eurostar, de la cadena Hotusa, intentando reactivar la contratación de habitaciones. El equipo de Rafael Martínez, que nombró director a José Antonio Sánchez, consiguió liberarse de ese compromiso con Hotusa en octubre de 2015 para plantear otra política. El gigante de las reservas marcaba un precio de 50 euros con desayuno incluido por habitación, de los cuales se llevaba un 5% como comisión de venta. Finalizado ese contrato, los precios se adaptaron a la oferta de un hotel de cinco estrellas y fluctuaban entre 100 y 200 euros por noche. Pero Sánchez dejó la dirección del hotel en enero de 2015 en un anuncio del abismo que se aventuraba porque la propiedad quería rebajar los costes.

 

Según fuentes de esta etapa en el Marqués de la Ensenada, el capítulo de gastos e ingresos comenzó a equilibrarse pero la carga financiera era demasiado exigente y La Caixa, aseguran dichas fuentes, nunca estuvo dispuesta a renegociar y llevó al hotel hacia la asfixia de una amenaza de embargo que ha provocado un cierre, hasta ahora, necesidado de explicaciones.

Noticias relacionadas