Quique: “En algún momento me hubiera gustado que el Real Valladolid se portara mejor conmigo”

El ya ex jugador del Real Valladolid habla para Tribuna sobre su marcha a Guadalajara, su pasado como blanquivioleta y la manera en que terminó por rescindir su contrato.

Quique González (16-5-1990) necesita poca presentación para aquel seguidor del Pucela. Han sido muchos años vistiendo la camiseta blanquivioleta, la mayoría como jugador del Promesas, como para no saber quién es. Pero el fútbol es el fútbol, y en este caso acumular un alto número de años entrenando en los Anexos no garantiza un puesto en el primer equipo, ni siquiera después de marcar 19 goles la temporada pasada en el filial.

 

Ahora Quique ha emprendido rumbo a Guadalajara sin billete de vuelta, al contrario que cuando fue cedido al Logroñés, con la intención de abrirse un hueco en el mundo del fútbol. No guarda ningún tipo de sentimiento negativo hacia el club, pero sí se siente decepcionado por no haber podido triunfar en el equipo de sus amores, tal y como explica a Tribuna de Valladolid.

 

¿Cómo se siente tras abandonar el Real Valladolid tras toda una vida en la ciudad?

 

Un poco decepcionado, porque es el equipo de tu ciudad, el equipo de siempre, y no haber tenido la oportunidad de quedarte en la primera plantilla da un poco de pena. Pero el fútbol no se acaba aquí, necesito y quiero jugar, y si en Valladolid no se podía había otros equipos en España que me permitían hacerlo.

 

Todo un fastidio no poder triunfar en el club que le permitió debutar en Segunda hace algo más de dos años.

 

Realmente da rabia, pero nunca se puede saber dónde triunfará un futbolista. A veces unos tienen la suerte de que es en su casa haciendo las cosas bien. Yo dada mi situación he tomado la decisión de venir a Guadalajara para crecer como jugador, creo que era la mejor opción.

 

¿Cuándo supo que el club no contaba con usted? ¿Quizá con la llegada de Osorio o cuando no fue convocado en el partido de pretemporada ante el Cagliari?

 

Vas viendo cosas poco a poco, no diría que los detonantes fueran esos, aunque claro que tuvieron que ver. Analizas y lo acabas viendo claro, pero hasta que no te confirman que no cuenta contigo siempre tienes la esperanza.

 

En todo caso, ¿la ruptura con el club ha sido amistosa?

 

Sí, sí, yo no iba a tener la oportunidad de disfrutar minutos y el club me lo dejó bien claro, en ese sentido fueron de cara. Yo, que soy joven, quiero y tengo que jugar para crecer, así que estaba todo muy claro.

 

¿Cree que es un poco injusto después de su buena temporada del año pasado en el Promesas?

 

Es verdad que el año pasado hice una temporada muy buena, pero a veces aún haciendo las cosas bien no depende de ti. No pudo ser así, mi trabajo lo hice y la temporada que hice ahí está. Fastidia un poco que con tanto trabajo y entrenamiento, habiéndome vuelto yo al Promesas para relanzarme, no tenga su fruto.

 

Yo el año pasado necesitaba jugar, marcar goles, sentirme futbolista, y por eso me quedé en Valladolid, que creí que era la más acertada. Y creo que fue así, porque a fin de cuentas es la mejor temporada que hice allí, pero es una pena que quede en nada.

 

¿En algún momento considera que se le ha tratado de manera injusta por parte del club?

 

Sí que es verdad que en algunos momentos hubiera gustado que se hubieran portado mejor conmigo, claro, pero es pasado, no quiero pensar ya en ello. He encontrado un sitio donde jugar minutos y poder ser futbolista. Quiero hacerme fuerte en Segunda B, como el año pasado, pero una categoría más arriba. Ahora que hemos tomado la decisión solo queda darlo todo. No merece la pena ponerme a pensar si el Valladolid se ha portado conmigo como se debería haber portado en muchas ocasiones.

 

¿Con qué momento de su etapa como ex jugador del Valladolid se queda?

 

Con la edad que tenía, hace ya tres años, jugar en Segunda con Antonio Gómez y otras tantas convocatorias fue algo genial. Me quedo con eso, es lo más bonito que he vivido con el Pucela. Es el equipo de mi ciudad y jugar con la primera plantilla es algo de lo que estaré eternamente agradecido.

 

Aquel fue un año bonito, aunque el pasado también lo guardaré en el recuerdo como algo especial, tanto en el plano personal como en el deportivo. Maduré mucho como futbolista y crecí bastante.

 

¿Cuál de los técnicos con los que ha entrenado en el primer equipo le ha marcado más?

 

Está claro que con Antonio Gómez, que fue el que me hizo debutar en Segunda, aunque también aquel año con Abel Resino. Solo puedo darles las gracias porque fueron los técnicos que me dieron la confianza de jugar. Aunque en general de todos tengo buen recuerdo, de todos aprendí algo.

 

¿También de Juan Ignacio Martínez, pese al poco tiempo que ha pasado con él?

 

La relación era buena, vamos, la normal. Él creía que no iba a disponer de minutos y oportunidades porque había compañeros que lo podían hacer mejor. No hubo mayor problema con él.

 

¿Cómo afronta su nueva etapa en Guadalajara?

 

Después de firmar un año con opción a otro si asciende el equipo, tengo que hacerlo bien. Llego con muchas ganas e ilusión, quiero hacer un buen año, como el pasado. Es un club humilde, como una familia. La pena es que les descendieran a Segunda B, pero estoy muy optimista de cara al futuro.

Noticias relacionadas