¿Quieres presumir de nadar bien? Sigue estos 10 consejos

Natación Nadador

El verano es la época idónea para practicar uno de los deportes más saludables y refrescantes: la natación, ya sea en la playa o en la piscina. Y es que la natación es uno de los deportes que más se realizan en España, junto al fútbol o el ciclismo, según el Consejo Superior de Deportes (CSD).

 

Una de las ventajas de esta práctica deportiva es que se adapta a las necesidades individuales de cada persona, es decir, desde un niño hasta una persona mayor puede hacer natación sin ningún problema.

 

Sus principales beneficios son el aumento de la resistencia cardiopulmonar, la estimulación de la circulación sanguínea, el desarrollo de gran parte de los músculos del cuerpo y la mejora de la postura corporal.

 

Como en todos los deportes, antes de comenzar a practicarlos hay que conocerlos. Por ello, el autor del libro 'Cómo nadar bien' y profesor de la Universidad Europea, Germán Díaz, ha recomendado seguir estos diez consejos para aprender a nadar correctamente a crol, el estilo más popular.

 

1. Siempre en línea recta.

 

De esta forma, se evitará chocar con otros nadadores y realizar esfuerzos innecesarios al ir de un lado a otro de la corchera o de la piscina. Es aconsejable fijarse en las líneas del suelo y utilizarlas como referencia.

 

2. Una posición horizontal.

 

Hay que intentar mantener el cuerpo en una posición totalmente horizontal, ya que cualquier parte que se aleje de esa postura frenará el avance. Concentrarse en nadar horizontal también mejora la técnica de nado.

 

3. Controla la respiración.

 

Cuanto menos se respire, más rápido se avanzará pero menos se aguanta. El nadador se debe acostumbrar a soltar el aire dentro del agua y a cogerlo al salir por la boca y la nariz, no solo por una de las vías.

 

4. Los brazos deben estar siempre en movimiento.

 

Uno de los brazos siempre debe impulsar el cuerpo y se debe evitar dejar el brazo 'muerto' extendido hacia delante.

 

5. El trabajo de las piernas es esencial.

 

De este modo, es más fácil mantener una posición horizontal y nadar en línea recta. Hay que trabajar la propulsión de las piernas tanto en posición horizontal como lateral.

 

6. Nada en forma de 'X'.

 

A pesar de que se debe mantener una posición horizontal, hay que evitar la rigidez e intentar mantener forma de 'X', de manera que cuando un brazo esté fuera del agua, el opuesto esté hundido.

 

7. Alarga la brazada todo lo posible.

 

Hay que estirar todo el cuerpo para alargar la brazada. Esto ayuda a mejorar la técnica de nado y evitar ir reptando por el agua.

 

8. Coordina el movimiento de brazos.

 

El movimiento de los brazos debe ser opuesto: cuando el derecho esté propulsando el movimiento, el otro debe estar preparándose para comenzar la propulsión, cuando el primero acaba, el segundo debe comenzar.

 

9. Lleva la cuenta de las brazadas que haces para motivarte.

 

A medida que se mejore la técnica de nado se podrá hacer el mismo espacio con menos brazadas y en el mismo tiempo o más rápido. Es una buena forma de motivarse y mejorar la práctica de la natación.

 

10. El tiempo es lo de menos.

 

El objetivo no es tardar poco en realizar un ancho o un largo de la piscina, o en recorrer una distancia en la playa, sino mejorar la marca del primer día de natación. Cuando se mejore la técnica de nado, automáticamente mejorarán los tiempos.