¿Quieres dejar de fumar? Diez consejos para ayudarte a decir adiós al tabaco

Cada año mueren en España 54.000 personas por patologías producidas por los cigarrillos como, por ejemplo, cáncer, infarto de miocardio, bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o enfisema. 

Pese a la aprobación de normativas que han permitido disminuir el consumo de tabaco, este hábito sigue siendo uno de los principales responsables de la aparición de muchas enfermedades que, en multitud de ocasiones, provocan la muerte de quienes lo consumen.

 

De hecho, cada año mueren en España 54.000 personas por patologías producidas por los cigarrillos como, por ejemplo, cáncer, infarto de miocardio, bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o enfisema.

 

No obstante, y a pesar de que es de sobra conocido los graves riesgos para la salud que conlleva el tabaco, todavía hay más de 13 millones de fumadores en España, aunque se calcula que a la mitad les gustaría dejarlo.

 

Pero no es fácil abandonar este hábito ya que se trata se una enfermedad crónica de tipo adictivo caracterizada por una fuerte dependencia de la nicotina. Además, esta dependencia física se ve complicada por el patrón de consumo legal, en el que se entremezclan factores emocionales, sociales y económicos. 

 

Así, el abandono del tabaco supone un moderado síndrome de abstinencia a esta sustancia y, su vez, un importante componente psicológico por la función que desempeña en muchos actos de la vida diaria.

 

CONSEJOS PARA ABANDONAR EL TABACO

 

Sin embargo, sí es posible dejar de fumar si la persona está motivada y reciba ayuda de un profesional. Por este motivo, y coincidiendo con el comienzo de la 'XVI Semana sin Humo' que lleva por lema 'Empezó con una calada, acabó con una vida', la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) ha publicado una serie de consejos para dejarlo "con éxito":

 

1. Dejar de fumar es posible, porque existen tratamientos de tres meses que en los primeros 15 días ya permiten controlar de forma eficaz la dependencia física de la nicotina. Además, su coste es equivalente al consumo de un paquete diario.

 

2. No desanimarse si no se consigue dejarlo a la primera. Muchos fumadores necesitan varios intentos, por lo que una eventual recaída "nunca" debe considerarse un fracaso, sino un avance hacia el abandono definitivo.

 

3. Hay que conocer los verdaderos motivos por lo que se enciende cada uno de los cigarros. Es importante contar cuántos se fuma al día y comprar paquetes de uno en uno.

 

4. No permitir que se fume en espacios cerrados (coche o casa), ni en presencia de niños.

 

5. Decir a las personas de alrededor que quiere dejar de fumar y buscar ayuda de un profesional sanitario.

 

6. Seguir las instrucciones del tratamiento recetado por el médico y no abandonarlo antes de tiempo, aunque se crea que se haya superado el problema.

 

7. No todos los tratamientos son "igualmente eficaces". Hay que individualizar las terapias.

 

8. Evitar pensar que ya no se va a volver a fumar o que deja atrás a un 'amigo' que le ha acompañado durante mucho tiempo. "Piense en las horas, días o semanas que lleva sin fumar y concédase un premio por ello. Considérese un fumador en excedencia", apostilla la organización.

 

9. Aunque el tratamiento produzca efectos secundarios, no hay que abandonarlo sin haber consultado antes con el profesional que lo prescribió.

 

10. Dejar el tabaco mejora la agilidad, resistencia física, piel, aspecto personal, olfato, gusto e, incluso, la sexualidad.