Queratosis actínica: los malos recuerdos de tu piel

Fotoenvejecimiento y cáncer.

Una consecuencia de vivir el día a día en un país soleado, el turismo costero y de la opinión social de que estar bronceado es mejor y más saludable ha llevado a que los habitantes de este país rodeado de playas tengan un mayor riesgo de cáncer de piel.

 

Según explica a Infosalus el doctor Juan Jurado, médico de familia y coordinador del Grupo de Dermatología de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), la queratosis actínica es una alteración de la piel ya considerada cancerosa y que resulta de la acumulación de un exceso de radiación solar desde la infancia.

 

"La piel tiene memoria y se almacena en sus células y a pesar de que el organismo posee procesos de reparación, cuando se supera esta capacidad defensiva natural aparece este tipo de cáncer", señala el doctor Jurado.

 

SÍNTOMAS DE LA QUERATOSIS ACTÍNICA

 

Los síntomas incluyen una aceleración del fotoenvejecimiento que puede confundirse con el envejecimiento natural normal en personas que han estado expuestas al sol de forma intensiva. Es más común en personas de más de 50 años, tanto hombres como mujeres pero más entre los varones que han tenido alguna actividad profesional en el exterior como es el caso de las labores del campo.

 

Esta aceleración del envejecimiento y la falta de defensas de la piel hace que ésta se engrose, aparezcan arrugas marcadas y alteraciones pigmentarias. Se producen una gran sequedad, placas descamativas o verrugas, sobre todo en las zonas de la piel expuestas como cara, escote, orejas o cuello.