"Quemados, amputados... ha sido un auténtico caos"

Daniel Picado (Foto cedida Facebook)

Daniel Picado, enfermero en Bruselas, relata para TRIBUNA la jornada vivida en un hospital cercano a la estación de metro de Maelbeek.

Daniel Picado Álvarez es un enfermero vallisoletano que lleva dos años y medio trabajando en Bruselas. Su madre es del pueblo salmantino de Los Santos -"me siento medio charro", bromea-, y logra atender a TRIBUNA tras terminar una larga jornada de trabajo.

 

Hoy, su hospital, un centro pequeño pero muy cercano a la estación de metro de Maelbeek, donde ha tenido lugar una de las explosiones, ha sido triste protagonista de la jornada: "Ha sido un auténtico caos", reconocía a este diario.

 

"Lo primero que hemos tenido que hacer es vaciar el servicio, es decir, dar todas las altas que pudiéramos para que hubiera espacio para los heridos del atentado", aseguraba Daniel, al que como al resto de la plantilla del hospital se le pidió quedarse algún tiempo más trabajando para ayudar al turno de la tarde.

 

"Lo que más hemos atendido ha sido muchos quemados y muchos heridos que seguramente sufrirán amputaciones", reconocía aún sobrecogido a este diario nada más salir del hospital.

 

"Los moviles no iban, todos queríamos tranquilizar a la familia... ha sido un caos claro, como es normal en estos casos", añadía.

 

Sin embargo, Daniel se queda con varios "detalles bonitos" vividos a lo largo de una jornada tan dura, como ha sido "que compañeros que vivían cerca del hospital se hayan venido hasta aquí a ayudarnos a pesar de no trabajar", subrayaba.