¿Qué va a ser del monumento a Onésimo Redondo?

Monumento a Onésimo Redondo, en el Cerro de San Cristóbal de Valladolid. BORIS GARCÍA

Damos las ocho claves sobre el pasado, presente y futuro de esta estatua de más de cincuenta años de antigüedad, propiedad del Gobierno de España pese a encontrarse en Valladolid.

 

LOS COMIENZOS DEL MONUMENTO

 

El diario ABC destacaba en su portada del 25 de julio la inauguración de la enorme estatua, en la que estuvieron presentes Franco o la viuda de Redondo, Mercedes Sanz-Bachiller. Según el NO-DO, se dieron cita hasta 50.000 personas en el Cerro de San Cristobal.

Ahí está, viendo pasar el tiempo. El monumento a Onésimo Redondo, el cual ha sido objeto de polémica en Valladolid desde hace muchos años, no se mueve de donde está... por el momento. Y es que parece cuestión de tiempo que acabe siendo derrumbado y retirado. ¿Pero cuándo? ¿Quién se encargará de ello? ¿Y en qué condiciones? Desvelamos ocho claves sobre ello.


 

1. ¿Desde cuándo lleva ahí el monumento?

 

Hay que remontarse mucho tiempo atrás, hasta el 24 de julio de 1961, para su inauguración a la que acudió el mismísimo Francisco Franco. Tras varios años de trabajo del arquitecto Jesús Vaquero, el político fascista vallisoletano tenía el reconocimiento en el 25 aniversario de su abatimiento en la Guerra Civil. Y aquí está el punto clave; este enorme monumento de hormigón y metal se edificó en terrenos del Ministerio de Industria en el Cerro de San Cristóbal, que por cierto cuentan con protección medioambiental y tienen calificación de suelo rústico.

 

2. ¿Cuándo se plantea su retirada?

 

Después de ver pasar muchos años desde uno de los puntos más altos de Valladolid, con la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica en 2007 se empieza a plantear la posibilidad de retirarlo. Incluso Gaspar Llamazares llevó el tema al Congreso de los Diputados en 2010, con una pregunta sobre cuándo pretendía tirarse abajo definitivamente la estatua. Lo cierto es que es un tema que se viene arrastrando de lejos y el Gobierno, ni con Zapatero ni con Rajoy, ha parecido mostrar verdadero interés en él. Definitivamente, el 15 de febrero de 2014 el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León hace pública una sentencia en la que obliga a retirarlo.

 

3. ¿Cómo está el monumento físicamente?

 

Bastante deteriorado. Lo que no ha hecho el tiempo y las inclemencias meteorológicas en estos más de cincuenta años, lo han hecho aquellas personas con pensamiento diferente al de Onésimo Redondo, quienes han llenado de grafitis, orines y destrozos varios la estatua. Fruto de la despreocupación del Ministerio de Industria, su verdadero titular, no se han llevado a cabo labores de mantenimiento ni conservación desde su inauguración.

 

4. ¿Entonces cuál es su situación actual?

 

Podría definirse como en stand by. El pasado mes de enero, con León de la Riva todavía como alcalde de Valladolid, se concedió la licencia necesaria al Ministerio de Fomento para que pudiera proceder al mencionado derribo, algo a lo que se comprometió el organismo estatal. Pasaron los meses y finalmente ese permiso terminó por expirar, con lo que si se quiere proceder a la retirada de la estatua, tendrá que volverse a conceder.

 

5. ¿Cuál es el próximo paso?

 

En un amago de interés, el pasado jueves 29 de octubre el subsecretario de Industria, Enrique Hernández, mandó una carta al concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia. En ella se pedía una ampliación del mencionado permiso para poder actuar en el Cerro de las Contiendas. Esta ha sido precisamente la última ‘actualización’, por lo que una vez más la pelota esta a día de hoy en el tejado del Ministerio.

 

6. ¿Qué va a hacer el Ministerio de Industria?

 

A expensas de que el Consistorio vuelva a conceder el mencionado permiso, desde el organismo estatal han insistido en el interés por derribar el monumento a Onésimo Redondo. Las obras, según aseguran, costarían algo más de 108.000 euros y supondrían destrozar y convertir en escombros la parte de hormigón, mientras que las figuras metálicas posiblemente se trasladasen al Centro de la Memoria Histórica de Salamanca.

 

7. ¿Cuándo lo va a hacer?

 

Hablar de fechas, visto lo visto, es más que aventurado. Lo primero es el visto bueno –de nuevo- del Ayuntamiento, y a partir de ahí esperar que el Ministerio de Industria cumpla su palabra. Desde que se concedió en enero el primer permiso pasaron cerca de seis meses hasta que este caducó, con lo que se entiende que el segundo podría tener una vigencia parecida si bien podría hacerse antes, sin necesidad de esperar a que este volviera a extinguirse. En todo caso, el derribo en sí, desde que comience, no tendría por qué prolongarse demasiado tiempo.

 

8. ¿Qué opina el Ayuntamiento de Valladolid?

 

Tanto el anterior equipo de Gobierno, del Partido Popular, como el actual con Óscar Puente a la cabeza son partícipes de retirarlo para cumplir con la legalidad. Cabe recordar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que obliga a quitarlo, con lo que es cuestión de tiempo que acabe cumpliéndose. La pregunta es en cuánto.

Noticias relacionadas