Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

¿Qué significa el código impreso en el huevo?

Huevos

En 2013 el consumo per cápita de huevos en Castilla y León fue de 163 huevos, "muy superior a la media española", de 138.

Los resultados para Castilla y León de la encuesta 'Huevómetro', elaborada por la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos (Inprovo), revelan que solo el tres por ciernto de los consumidores "se fija e identifica correctamente" el código impreso en los huevos.

 

La directora de Inprovo, Mar Fernández, ha explicado a estudiantes y consumidores de Salamanca el Modelo Europeo de Producción de huevos, las garantías que ofrece y cómo identificarlas en la etiqueta y el marcado gracias a la campaña 'El huevo, de etiqueta', que recorrerá las principales ciudades españolas en sus dos años de duración.

 

En 2013 el consumo per cápita de huevos en Castilla y León fue de 163 huevos, "muy superior a la media española", de 138. De los más de seis millones de huevos consumidos ese año en España, casi el siete por ciento corresponde a Castilla y León, ha detallado Inprovo.

 

Aun así, según la encuesta 'Huevómetro', a pesar de que el 67 por ciento de los consumidores de esta comunidad asegura fijarse en el código de la cáscara, solo un tres por ciento lo identifica correctamente, el 76 por ciento lo relaciona con la fecha de consumo preferente y el 20 por ciento con la fecha de puesta.

 

El primer número del código indica el sistema de producción y el resto de dígitos identifican la provincia, el municipio y la granja. Por su parte, el código impreso en la cáscara del huevo y la etiqueta ofrecen información que permiten la trazabilidad y la elección del huevo que más se ajusta a las preferencias del comprador.

 

La etiqueta incluye obligatoriamente la fecha de consumo preferente, el tamaño de los huevos, la forma de cría de las gallinas y las condiciones de conservación (en el frigorífico tras la compra). Además, estos datos puede informar sobre la alimentación de las gallinas o la composición nutritiva del huevo, ha explicado la organización a través de la información facilitada a Europa Press.

 

Según la encuesta, en Castilla y León, un 63 por ciento de los consumidores se fija "siempre o casi siempre" en el etiquetado de los productos de alimentación envasados. Sin embargo, en el caso de los huevos la cifra desciende al 60 por ciento, por debajo de la media nacional (63 por ciento). Después de La Rioja, Castilla y León es la comunidad que más se fija en el tamaño de los huevos (99 por ciento) y la cuarta que presta más atención a la marca (88 por ciento).

 

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

 

Asimismo, la directora de Inprovo, Mar Fernández, ha explicado que en la Unión Europea existen cuatro sistemas de producción de huevos: en jaula, en suelo, campero y ecológico. La mitad de los castellanos y leoneses no ha oído hablar de la cría de gallinas en suelo y, después de la Comunidad Valenciana, es la región que menos conoce el sistema campero (67 por ciento).

 

"Todos los sistemas de producción garantizan el cumplimiento del Modelo Europeo. El consumidor puede elegir el huevo que prefiera con la tranquilidad de que los producidos en las granjas comerciales de la Unión Europea son de confianza", ha añadido Mar Fernández.