Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

¿Qué ocurre con los vehículos abandonados en Valladolid?

Una moto abandonada, con su correspondiente pegatina verde, en la Bajada de la Libertad en Valladolid. J.P.

Un coche o una moto pueden pasar tres meses desde su abandono hasta que son retirados por la grúa municipal, toda vez que la policía comprueba su estado físico y administrativo.

EL PROCESO DE ABANDONO

 

*Un mes sin moverse de su sitio. La policía comprueba pasado al menos este tiempo posibles desperfectos que impedirían que este se mueva correctamente.

 

*Pasado este tiempo y si realmente el vehículo es sospechoso, se comprueba la situación administrativa. Entonces se intenta localizar a su dueño. Esta segunda fase sería otro mes.

 

*Si no se le encuentra, se pone una pegatina verde en el parabrisas que indica que está abandonado. En este momento el propietario tiene veinte días.

 

*Concluidos estos tres pasos, la grúa aparece para llevarse el vehículo. Han pasado cerca de tres meses.

Es posible que lo haya visto alguna vez por las calles de Valladolid. Un vehículo, sea coche, moto o furgoneta, con una llamativa pegatina verde fosforito en todo el centro de su parabrisas. Lo más probable es que este se encuentre en un estado envejecido, asolado por la suciedad y las inclemencias climatológicas. Y es lógico. Tanto como que el vehículo en cuestión se encuentra abandonado.

 

Sí, son muchos los automóviles y motocicletas con dueños que deciden que ya no las encuentran utilidad o que, simplemente, deciden deshacerse de ellas sin mayor explicación. Según los datos de la Policía Municipal de Valladolid, en la actualidad cada seis meses se abandonan entre veinte y treinta vehículos, de manera que cada año son medio centenar los que se quedan huérfanos en plena calle. ¿Pero y cómo procede entonces la autoridad?

 

Normalmente estos vehículos suelen localizarse con relativa facilidad, e incluso son los propios vecinos de Valladolid los que alertan de la situación. En principio, se entiende que un coche –o moto, o el vehículo que sea- pasa a estado de abandono cuando ha permanecido estacionado en un mismo lugar un periodo de tiempo superior a un mes. Los posibles desperfectos, que también suelen existir y que impedirían su correcto desplazamiento por las calles, también son trascendentales para el ‘diagnóstico’.

 

Y si se cumplen estas premisas ahí empieza la aventura. La Policía de Valladolid comprobará entonces la situación administrativa. Lo lógico y normal es que no sea demasiado difícil localizar al propietario, de manera que se contactará con él por teléfono o por carta. Esta etapa, en principio, supondría otro mes para intentar contactar con el dueño y este pueda confirmar si está interesado o no en que ese vehículo siga activo.

 

Hay casos para todo, claro. Desde aquellos que han sido robados hasta otros en los que, simplemente, no se consigue localizar a su responsable. Cuando se da este caso, se procede a poner la mencionada pegatina verde... el último paso antes de la retirada. El ultimátum, que podría llamarse. Desde ese momento, pasarán unos veinte días hasta que la grúa aparezca para llevárselo.

 

Curiosamente es aquí, en este punto, cuando aparecen muchos que deciden rescatarlo y proceden a llevárselo, aseguran desde la Policía. Si se da este caso el conductor quita el adhesivo, se lo lleva a casa y santas pascuas. ¿Pero y si no? Pues adiós, o más bien hasta nunca. En cuanto la grúa tenga hueco en su agenda –prisa no hay-, pasará a llevarse la moto, furgoneta o coche al depósito municipal en el Camino Viejo de Simancas, en la calle Padre Bernardo Hoyos.

 

Es esta la última fase del pobre huérfano. Desde ese momento ya será propiedad reconocida municipal, y normalmente el Ayuntamiento de Valladolid hace lotes de vehículos para subastarlos y que se los lleve el mejor postor. Sí, sí, es posible llevarse varios coches de una tacada. Otra cosa es que estos normalmente estén más bien en un estado deplorable y necesitados de un dueño que, muy a menudo, nunca llega.